Adiós a mi destino de trampas

Éramos tal para cual: yo vivía para esa isla, y la isla no era nada sin mí; sin embargo, un día simplemente me desperté y me fui.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Era mi isla salvaje, una irrastreable, invisible en los mapas, pero que eventualmente terminaba siendo un destino mortal para náufragos y marineros.

Era aquel lugar que me dejaba pasear libremente en su playa, con arpías custodiando los cielos y sirenas embelesando los mares que le atravesaran, con temperamentales krakens esperando en las profundidades y feroces mantícoras tomando el sol a la sombra de donde estuviera yo. Era un lugar de imposible anatomía que se alimentaba de pesadillas y carne humana, esencialmente.  

Era un destino de trampas mortales, pero yo le atesoraba, y era mío, todo mío, desde lo que hubiera sobre su arena hasta lo que durmiera en su mar o lo que el viento pudiera arrastrar. Éramos tal para cual: yo vivía para esa isla, y la isla no era nada sin mí; sin embargo, un día simplemente me desperté y me fui. 

Al llegar hasta el mar, iba mirando de reojo a las horribles criaturas que me adoraban, y que yo les adoraba también, me iba cuando ya encontraba algo de belleza en esa oscuridad. 

Mientras me alejaba, les vi desaparecer sobre el mar, tal vez aguardando por mí, o por algo o alguien más. Así le dije adiós a mi lugar seguro, donde yo me refugiaba y me volvía intocable. Así le dije adiós a mi isla salvaje.

Cargando siguiente noticia