22 de Septiembre de 2018

Opinión

Ajedrez en las escuelas

Cuando se examinan los efectos del ajedrez sobre la inteligencia, a menudo se encuentra mejoría en las habilidades cognitivas...

Compartir en Facebook Ajedrez en las escuelasCompartir en Twiiter Ajedrez en las escuelas

La moda de jugar ajedrez en las escuelas para que los alumnos desarrollen habilidades cognitivas y sociales llegó a los planteles de Yucatán cuando Víctor Caballero Durán, secretario de Educación del Estado, anunció su pilotaje en 47 instituciones de enseñanza básica durante la clase de educación física. 
Utilizar el ajedrez como una nueva disciplina en el actual modelo educativo es una iniciativa que impulsa, desde tiempo atrás, el presidente de la Fundación Kaspárov de Ajedrez para Iberoamérica, Hiquíngari Carranza Torres, al asegurar que mejora la concentración y la capacidad de análisis de los niños a través de un método para planificar el estudio de forma equilibrada entre el aprendizaje y el entrenamiento, entre la teoría y la práctica.

El ajedrez y la pedagogía van de la mano, pues entre las habilidades que se desarrollan en el aprendizaje del ajedrez se favorece la comprensión, la imaginación, la inducción, el análisis, la evaluación de fenómenos complejos; todas ellas son necesarias en muchas asignaturas como las matemáticas o las ciencias aplicadas, así como en el uso del lenguaje, la lógica o la filosofía. Cuando se examinan los efectos del ajedrez sobre la inteligencia, a menudo se encuentra mejoría en las habilidades cognitivas, sobre todo en matemáticas; y también mejoran los resultados en la prueba PISA. Un estudio español encontró que el ajedrez mejora los resultados en los test de inteligencia, especialmente en las habilidades visuo-espaciales y en resolución de problemas.

Pero ¿qué pasa cuando el niño tiene dificultades en el aprendizaje escolar? ¿Es beneficioso el ajedrez entonces? Pues parece que sí, que el ajedrez facilita el aprendizaje de las matemáticas en niños con discapacidad cognitiva y otras dificultades en los aprendizajes escolares. También parece mejorar los síntomas del Trastorno por Déficit de Atención-Hiperactividad (TDA-H), según el proyecto Jaque mate al TDA-H.

Es claro que si a los conceptos abstractos les damos una utilidad real será más fácil comprenderlos y aprenderlos. Una aburrida clase puede ser mucho más amena con un tablero de ajedrez, pero también habrá niños que no sentirán atracción por el ajedrez. En fin, el ajedrez es una herramienta, como muchas otras, y no la solución a todos los problemas que tiene y arrastra nuestro sistema educativo. A jugar entonces y probemos si funciona.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios