20 de Septiembre de 2018

Opinión

Ajustados

La pregunta más recurrente a los empresarios del sector turístico es cómo les afecta y cómo han enfrentado las reformas

Compartir en Facebook AjustadosCompartir en Twiiter Ajustados

La pregunta más recurrente a los empresarios del sector turístico es cómo les afecta y cómo han enfrentado las reformas, principalmente la fiscal, además de la carestía, en el primer semestre.

Lejos de quejarse, algunos de ellos -los más fuertes- hablan de aplicar la creatividad, el ingenio, la innovación, pero en menores niveles probablemente ya no tienen mucho qué decir porque pueden empezar a quedar fuera de la jugada.

Si bien es cierto que de poco serviría lamentarse ante la realidad de nuevas condiciones para operar, hay que advertir que está variando radicalmente el panorama de la industria y hasta modificando sus estándares.

Lo noté en Xel Há, uno de los mejores todo incluido de Caribe mexicano, que durante más de una década ha sido símbolo de naturaleza pero también de gastronomía: Cambió su tradicional desayuno bufet, que ofrecía repleto de variadas delicias mexicanas, por uno continental de café, jugos, hot cakes, yogurt y fruta. Si bien no varió el precio ni el extenso bufet de la hora de comida, me parece una modificación importante que muestra los efectos del entorno económico.

Otra empresa líder, Alltournative, presentó su nuevo tour en cuatrimotos por la selva, Native’s, con una duración de dos horas y media y prácticamente sin alimentos y bebidas -menos tiempo e incluidos que en todos sus paseos- pero a un costo de 350 pesos para quintanarroenses, que también es menos de lo que cobra en los demás.

Ajustar, apretar, competir, parece ser parte de esa estrategia ante los cambios -carestía, impuestos, crisis-, aunque con el riesgo de una primera impresión de empobrecimiento en los productos o reducciones de beneficios, pero con la prioridad de atraer clientes y consentirlos de otra manera -cultura, entretenimiento, naturaleza- que no sea tan costosa en la operación diaria.

Después de algunos años en que incluso los hoteles redujeron tarifas -hoy ya recuperadas- para atraer visitantes, ahora vemos que aplican nuevas medidas: Tres Ríos, de Sunset World, se enfoca en apapachar más a sus socios internos -huéspedes y clientes- tras intenso posicionamiento de marca, que lo ha llevado a ser insignia en el destino. Y Grand Velas, bandera mexicana en Riviera Maya, renovó generacionalmente su dirección general.

Hard Rock es una muestra de que siempre se puede hacer diferencia, incluso entre cientos de logos y resorts, al ofrecer experiencias musicales para mercados internacionales, que ningún otro pueda dar: El 31 de julio, junto con MTV, tendrá a una de sus estrellas de televisión, Flo Rida, en Riviera Maya, como parte de una transmisión mundial.

Mientras otros resorts, como Belmond, se hacen más singulares, vemos un sector ajustado, que difícilmente volvería a ser como antes y con cambios que probablemente no gustarán a todos, pero ahí puede estar la respuesta de cómo le hacen para seguir en pos de millones de turistas al año. Más en www.tvradioriviera.com

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios