19 de Septiembre de 2018

Opinión

Alegría trascendente

En el primer capítulo de La alegría del evangelio, cuyo autor es el Papa Francisco, se aborda la transformación como eje necesario de toda actividad humana; actividad que implica involucrarse, acompañar, fructificar.

Compartir en Facebook Alegría trascendenteCompartir en Twiiter Alegría trascendente

En una conversación con un amigo, salió a relucir el contenido del texto que hoy quiero compartir contigo. Ya en alguna columna anterior, hemos charlado respecto a la edición impresa de la suma de los escritos denominados homilías. Hoy hablamos de un texto que guarda cierta relación discursiva, que mantiene algunas características de fondo y de forma a nivel escritural, que es parte del mismo conjunto de género literario.

El título: La alegría del evangelio; el autor: el Papa Francisco. Los subtítulos de la obra van sumando adjetivaciones y características respecto a la alegría: renovación y comunicación, dulzura y novedad. La temática se funda en varios objetivos, uno de los cuales me parece fundamental: “La paz y el diálogo social”.

El capítulo primero aborda la transformación como eje necesario de toda actividad humana; actividad que implica involucrarse, acompañar, fructificar.

El capítulo segundo trata lo relativo al compromiso comunitario y a los desafíos de nuestro mundo; rechazando la denominada economía de la exclusión y la idolatría del dinero, rechazando todo gobierno que no busque servir; rechazando toda iniquidad que genera violencia. Este capítulo incluye igualmente una muy interesante reflexión en torno a un concepto que, en nuestros días, pareciera haber caído en desuso incluso dentro de nuestro vocabulario: la acedia (mi computadora tampoco lo reconoce, pues me lo marca como “erróneo”).

El capítulo tercero se centra en la reflexión en torno a un pueblo conformado por muchos rostros, un pueblo para todos. Privilegiando la cultura, el pensamiento y la educación; la relación persona a persona; el contexto y la conversación; la preparación y la verdad; la lectura y la pedagogía. El capítulo recomienda establecer nuevas relaciones, descartando el pesimismo y la confrontación.

El cuarto capítulo trata la inclusión social, la escucha y la unión; la economía y la distribución del ingreso; el bien común y la paz social; el diálogo entre la fe, la razón y la ciencia; el diálogo interreligioso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios