18 de Octubre de 2018

Opinión

Amor a primera lectura

Cuando lees como cuando amas, vives por partida doble.

Compartir en Facebook Amor a primera lecturaCompartir en Twiiter Amor a primera lectura

El primer libro como el primer amor llega sin aviso, puede transformarnos, pues si al abrir sus páginas se abre también la mente o el corazón, la conversión tiene lugar: nace un lector. 

Antes hemos ensayado con lecturas que alguien más nos compartió, pero esta vez es diferente, estamos solos, libro y lector, cada uno con las palabras que lo conforman, preparados para empezar el trueque: tiempo por entendimiento, indagación por orientación.

Si el primer encuentro resultó desastroso, si las expectativas no se cumplieron, es preciso recordar que cada libro tiene un final distinto, que siempre habrá un desencuadernado para un descocido, sólo es cuestión de probar otras páginas, de buscar en un anaquel más allá.

En cambio, aquellos que después de su primera lectura regresaron a la vida asombrados por tanta belleza, conmovidos por cada historia, o asqueados de tanta injusticia, volverán a recorrer esas y muchas otras páginas intentando reproducir experiencias similares, intuyendo que entre líneas es posible hallar razones y emociones extraviadas que aún sin saberlo nos hacen tanta falta.

Como en el amor, también al escoger lecturas existe un patrón, y aunque nuestros estantes rebosen de títulos, nombres, y géneros distintos es posible entrever la búsqueda constante de quién los escogió, la variedad o la uniformidad de los gustos e intereses del propietario, en fin, en ese desorden aparente de textos se halla el catálogo de pasiones presentes, pasadas, e incluso un atisbo de las por surgir. 

Cuando lees como cuando amas, vives por partida doble, las historias se entrecruzan, sales de ti y te resulta fácil ponerte en los zapatos de otro. Alcanzas comprensión.

Embebido en el mejor capítulo de todos caes en la cuenta que todo está por acabar: “El amor es eterno mientras dura”, dicen poetas y músicos, por eso cuanto más buenos han sido, más habría que recordar y releer, amores y libros viejos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios