23 de Septiembre de 2018

Opinión

Anahuacalli

Recorrer la Ciudad de México en esta temporada, se convierte en una gran experiencia para los sentidos...

Compartir en Facebook AnahuacalliCompartir en Twiiter Anahuacalli

Recorrer la Ciudad de México en esta temporada, se convierte en una gran experiencia para los sentidos. Entre las ventajas de hacerlo en este periodo se encuentra la movilidad con la que uno se puede desplazar a diferentes sitios, gracias a la significativa disminución de tránsito vehicular y personas en la calle.

Visité recientemente uno de los lugares más significativos para el arte mexicano; al sur del D.F, escondido en una pintoresca colonia, se encuentra el Museo Anahuacalli. Una construcción imponente hecha al cien por ciento con piedras volcánicas provenientes del Xitle, volcán extinto ubicado en la zona sur de la capital mexicana.

Este espacio fue creado por Diego Rivera, el muralista mexicano más trascendente en el mundo; el Anahuacalli fue diseñado para albergar el sueño de Rivera de construir una Ciudad de las Artes, en la que se desarrollaran e interactuaran teatro, artes plásticas y el aspecto ecológico. Desde los años treinta, Diego y Frida Kahlo abrigaron la idea de heredar al pueblo de México dos museos, el Anahuacalli y la Casa Azul. 

A lo largo de la vida del pintor mexicano, logró reunir una colección de arte popular y piezas prehispánicas que suman un aproximado de 55 mil piezas, mismas que están distribuidas para su exhibición  en varios museos administrados por un patronato fundado por la aristócrata Dolores Olmedo Patiño.

El museo recibe a sus visitantes con su imponente explanada, inspirada en una plaza teotihuacana, misma que sirve de espacio de exhibición de siete piezas del artista Jorge Yázpik, en las que el visitante puede interactuar con ellas, ya que están diseñadas para ello, subirse, sentarse, tocarlas, abrazarlas, fundirse en la imaginación del arte objeto. El edificio principal, está inspirado en la cosmogonía de los antiguos mexicanos.

Como parte de la actividades del verano y para conmemorar los 50 años del museo, se exhibe la exposición “El hombre y la encrucijada”, en el que se expone material inédito que narran la historia del mural que se le solicitó al maestro Rivera para su exhibición en el vestíbulo principal del Rockefeller Center de la ciudad de Nueva York, en los Estados Unidos de América, y que finalmente fue destruido, debido a los cambios que al artista mexicano realizó al boceto original, al plasmar la figura de Vladimir Ilich Lenin, líder de la revolución rusa, esto generó la indignación de la familia Rockefeller, al tomarlo como una afrenta a la ideología del capitalismo, esto le valió a Diego Rivera, la cancelación del contrato para la obra y la destrucción del mismo, perdiéndose para siempre, una de las obras más importantes del artista.

Aún quedan varias semanas del periodo vacacional, lo invito a acercarse a la cultura y al arte mexicano, si es que decide en algún momento visitar la Ciudad de México; por mi parte seguiré recorriendo sus rincones para compartirlos con ustedes. ¡Que la Pluma siga Girando!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios