16 de Enero de 2018

Opinión

Animales nocturnos

De entrada, el filme es metanarrativo. Es decir, cuenta una historia dentro de una historia. Una ficticia y una 'real'...

Compartir en Facebook Animales nocturnosCompartir en Twiiter Animales nocturnos

Entre las producciones cinematográficas más sonadas de 2016 y que recién van cosechando nominaciones y premios en lo que va del año se encuentra “Animales nocturnos”, que lenta y discretamente se ha ido colocando dentro de las preferencias de los cinéfilos más exigentes. La película, dirigida por Tom Ford con Amy Adams, Jake Gylleenhaal, Aaron Taylor-Johnson y Michael Shannon, ciertamente es de esos gustos adquiridos mientras se está mirando, dado que la trama de este thriller psicológico no es sencilla.

De entrada, el filme es metanarrativo. Es decir, cuenta una historia dentro de una historia. Una ficticia y una “real”, donde una acaudalada burguesa dueña de una galería de arte recibe el manuscrito del nuevo libro de su ex esposo, del cual se separó en malos términos. Ella lee la novela al tiempo que su vida aparentemente perfecta se desmorona ante sus ojos. Sin embargo, no puede evitar establecer relación entre las emociones provocadas por lo que está leyendo y la historia sentimental de su propia existencia.

El lenguaje no verbal es parte fundamental del guión, puesto que muchos elementos se dejan a la interpretación del espectador, lo cual se agradece en un mundo donde la gran mayoría de los filmes se entregan ya procesados para hacerlos digeribles ante la audiencia. Aquí, el director se esfuerza en incorporar imágenes llenas de una hermosa y terrible poesía visual, como puede constatarse tanto en el diseño de producción, como en vestuario e iluminación.

Los guiños se presentan bajo la forma de obras de arte que rodean a la protagonista, que dan cuenta de la tormenta interior que está experimentando a medida que se suceden las acciones. La fotografía y los primeros planos contemplativos contrastan con las tomas abiertas y el ritmo que la parte literaria conlleva al ser representada en su mente, que de esta manera nos invita a ser parte de su imaginación adentrándonos en la representación que tiene lugar en su sus pensamientos y recuerdos, ambos llenos de claroscuros literales y metafóricos.

El cuadro se complementa con las actuaciones, a menudo contenidas y elegantes, sin gran dramatismo a pesar de la crueldad de lo relatado. No es de sorprender que tenga un final abierto cuyo desenlace es anticlimático, dejándonos amplio espacio para el análisis y sacar conclusiones ante lo que acabamos de ver. En resumen, un filme de esos que no podemos dejar de ver y que nos dejan con más preguntas que respuestas. Justo como en la vida real.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios