14 de Diciembre de 2017

Opinión

Año Nuevo, Buena Nueva

La renovación de nosotros mismos es un proceso parecido a las estaciones del año.

Compartir en Facebook Año Nuevo, Buena NuevaCompartir en Twiiter Año Nuevo, Buena Nueva

“Renovarse o morir”.- Dicho popular

La renovación de nosotros mismos es un proceso parecido a las estaciones del año. Como personas en busca de un crecimiento hay que revisar nuestro estilo de vida, nuestros valores, creencias y acciones que, de un modo u otro, reflejan la visión de nosotros mismos en el camino de la vida para llegar a la meta.

Las estaciones son cíclicas, se repiten una tras otra a lo largo del año. La primavera despierta a la naturaleza después del letargo del invierno con brotes nuevos en árboles y plantas. Clima benigno que propicia lo nuevo y estalla en vida exuberante. Siempre llega después del invierno.

Ahora que es invierno, es tiempo de deshacernos de lo viejo y obsoleto para que deje espacio a lo nuevo, a la renovación de la vida, es ocasión para tomar decisiones: qué conservar y qué botar. Para sembrar hay que quitar maleza y abrojos, remover la tierra y abonarla de buenos propósitos para que fructifiquen en buenas acciones para nosotros y para los demás. Desechar los temores, las preocupaciones, las culpas que se llevan dentro, el complejo de inferioridad y la zozobra por el futuro. En su lugar, poner la esperanza, la libertad para buscar y encontrar el propio bien; rectificar y resarcir el mal que se ha hecho, aunque no sea con la persona afectada.

Este año 2013 que comienza, recordemos el refrán que dice: “Quien bien comienza ya está a la mitad del camino”. Algo importante para esto es llegar a ser dueño de sí mismo. Ser responsables de todas nuestras acciones. La pregunta más importante es: ¿qué hay en mí? para sanar lo que hay que sanar y crecer. Recordemos que el crecimiento comienza donde termina el reproche.

Démonos cuenta que somos amados incondicionalmente por el Creador, tengamos confianza en su misericordia que conoce nuestra fragilidad, falibilidad y vulnerabilidad.

Estar bien despiertos para enderezar los caminos con la confianza puesta en el Amor que todo lo da sin reclamar ni esperar nada, ya que es gratuito.

Abrámosle la puerta a esta Buena Nueva para empezar el año y estar listos para la llegada de la primavera. ¡Feliz año 2013!

¡Ánimo! Hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios