21 de Enero de 2018

Opinión

Antídoto contra la violencia

Qué bueno y diferente es que, aunque los hijos insistan y rueguen, los padres se sostengan en lo dicho y dispuesto porque saben que la decisión tomada es lo mejor, en bien de sus hijos.

Compartir en Facebook Antídoto contra la violenciaCompartir en Twiiter Antídoto contra la violencia

Si conjugamos el verbo amar inteligentemente en la familia, la violencia no tendrá lugar.- Anónimo  

Al conocer y poner límites se enseña e induce el respeto a uno mismo y al otro. Cuando una persona corrige gritando, humillando o golpeando, es porque ignora o no está tomando en cuenta que como seres humanos tenemos una parte emocional delicada y vulnerable desde que somos niños hasta el fin de nuestras vidas. 

A veces algunos padres tratan de educar a sus hijos recreando las mismas maneras rudas, descalificadoras y nada inteligentes como los trataron cuando eran niños, sin darse tiempo para pensar que eso No es educar sino maltratar, creando resentimientos. El mensaje es: ¡Pórtate bien! ¡Deja de molestarme!, que no es en beneficio del educando sino únicamente para que deje “de hacer” lo que molesta y perjudica el entorno personal. 

El niño no siente la intención amorosa de sus padres, que busca su bien. Lo que siente es MIEDO que resulta en falta de autoestima y confianza cuando niño y como adulto más adelante. 

Hay ocasiones en que, después de una fuerte negativa y/o reprimenda  ante alguna conducta o petición inconveniente del [email protected], los padres sienten “culpabilidad” y terminan cediendo y dándoles gusto. Esto desconcierta más al niño, al joven, pues el mensaje profundo es que en realidad no estaba mal lo que pedían y querían, tan sólo era cuestión de aguantar el mal humor de mamá o papá para luego obtener lo que deseaban. También se da la situación cuando los hijos  hacen algo indebido  y los padres los justifican y defienden; la excusa es: ¡me gana el sentimiento! 

Qué bueno y diferente es que, aunque los hijos insistan y rueguen, los padres se sostengan en lo dicho y dispuesto porque saben que la decisión tomada es lo mejor, en bien de sus hijos. Ser cariñosos es indispensable pero hay que saber poner límites y pocas reglas bien pensadas y razonadas, para el bien de todos. 

Ojalá logremos tener una relación cercana como padres (no como amigos) con nuestros hijos y que quede claro que somos y tenemos la autoridad ganada con congruencia. Esto es, pensar, hablar y actuar coordinadamente fomentando en ellos al mismo tiempo la formación de un carácter que los lleve a buscar y encontrar su propio BIEN y el de los demás. Procurar llevar una relación consciente e inteligente en la familia, esto sí es “Amarnos los unos a los otros” ¡Antídoto contra la violencia dentro y fuera de casa!

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios