12 de Noviembre de 2018

Opinión

Así dañamos al medio ambiente

Los problemas ambientales se presentan por las malas acciones que nosotros mismos realizamos.

Compartir en Facebook Así dañamos al medio ambienteCompartir en Twiiter Así dañamos al medio ambiente

En los últimos años nos hemos acostumbrado a ver, oír y tomar determinadas actitudes que vemos como normales o admisibles, siendo estas actitudes y sus efectos tremendamente negativos para nuestra salud. Me refiero a aquellas actitudes que dañan al medio ambiente. Son muchas, demasiadas, las acciones humanas que lo están atacando, de forma irreversible muchas de ellas. 

La demostración de esto es en muchos casos evidente, en otros está avalada por estudios científicos y en algunos más esta demostración es difícil de efectuar a corto plazo, pero todos los indicios apuntan a su peligrosidad. Creo que tenemos el deber de luchar por la vida en la Tierra y no sólo en nuestro beneficio, sino en el de todos aquellos, humanos o no, que llegaron antes que nosotros y ante quienes estamos obligados, así como en el de quienes, si somos lo bastante sensatos, llegarán después. 

No hay causa más apremiante, ni afán más justo, que proteger el futuro de nuestra especie. Los problemas ambientales se presentan por las malas acciones que nosotros mismos realizamos, y estos daños los podemos conocer de manera directa en nuestra vida diaria: la mala disposición de la basura, el agujero en la capa de ozono, la mala disposición de la basura, el desperdicio de agua, la contaminación del manto freático, el consumismo, la utilización de las llamadas energía sucias, el petróleo, la generación de gases de efecto invernadero, la deforestación, la explotación exagerada de nuestros recursos pesqueros, son acciones que sin duda están dejando una muestra del daño del que, si no hacemos nada, muy pronto nos podemos arrepentir. 

Es momento de reorientar nuestro comportamiento en relación con el medio ambiente para no seguir sufriendo el cambio climático, enfermedades nuevas que no son fácilmente tratables, situación que nos debe poner a pensar.

¿Qué debemos hacer para mitigar los efectos de estas acciones?A continuación le propongo algunas ideas que seguramente le serán atractivas. Poner en práctica una Cadena Verde mediante las siguientes medidas:

* Reducir el consumo de recursos no renovables como son papel, envoltorios, plásticos y sobre todo reducir el consumo de energía. Comprar el producto que tenga menor envasado y pedir a empresas y gobiernos que regulen este abuso. Como norma, son mejores los productos frescos que los congelados. 

Por ejemplo, una medida muy efectiva es reducir la dosis en detergentes y nunca sobrepasar la indicada por el fabricante (que ya suele ser excesiva) y a ser posible que sea un detergente sin fosfatos que dañan muchísimo los ecosistemas acuáticos.

* Reutilizar los objetos y evitar aquellos que sean de “usar y tirar”. Arreglar, si es posible, los objetos rotos y/o dárselos a otras personas, si pueden seguir siendo útiles.
* Si no se puede eliminar el consumo de algo, ni reutilizarlo, que al menos se pueda reciclar para fabricar un nuevo producto. Hoy día nadie duda de la peligrosidad de la energía nuclear, y sin embargo se sigue generando en varios países. Los accidentes en las centrales nucleares o en plantas de almacenamiento de residuos radiactivos, como todos los accidentes, son en gran medida evitables, pero, sin embargo no dejan de producirse y, desde luego, no siempre pueden ser previsibles.

* Residuos comerciales: provenientes de ferias, oficinas, tiendas, etc., y cuya composición es orgánica, tales como restos de frutas, verduras, cartones, papeles, etc.

* Residuos urbanos: correspondientes a las poblaciones, como desechos de los parques y jardines, el mobiliario urbano inservible, entre otros.

* El papel y el cartón son de origen orgánico, sin embargo, para propósitos de reciclaje deben ser tratados como inorgánicos por el proceso particular que se les da. Los papeles y servilletas con residuos de comida que se consideran como material orgánico, pero que deben ser tratados como inorgánicos por sus características de reciclaje. Otros tipos de residuos, como los propios del metabolismo humano, también son orgánicos, sin embargo son manejados a través de las redes de saneamiento y no a través de esquemas de recolección y disposición final.

Existe un tipo de basura que nos está invadiendo, y es la llamada basura espacial, que son todos aquellos objetos y fragmentos de origen humano que se encuentran en órbita terrestre. La mayoría de la basura espacial es el resultado de la destrucción en órbita de satélites y cohetes, estas destrucciones en algunos casos son intencionales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios