19 de Septiembre de 2018

Opinión

Así es como la pierdes

Así es como la pierdes (2012), del autor dominicano Junot Díaz, es un libro de nueve relatos nombrados: El sol, la luna y las estrellas

Compartir en Facebook Así es como la pierdesCompartir en Twiiter Así es como la pierdes

El libro que corresponde a la lectura de esta semana ha llegado por segunda vez a mis manos. La relectura supone, también, reencuentros con uno mismo; es una oportunidad para mirarnos y recordarnos en circunstancias específicas. Desde la inocencia con la que fue leída una frase que permanecerá hasta siempre, hasta la emoción de las circunstancias momentáneas que en ese entonces acompañaron la lectura. De cualquier manera, la experiencia está frente a nosotros, es una invitación a sentirnos de nuevo.

Así es como la pierdes (2012), del autor dominicano Junot Díaz, es un libro de nueve relatos nombrados: El sol, la luna, las estrellas; Nilda; Alma; Otra vida, otra vez; Flaca; La doctrina Pura; Invierno; Miss Lora, y Guía de amor para infieles. En un camino posible, y guiándonos del título, la presencia femenina es incuestionable. Adelanto que el autor teje un mundo escrito en el que el recuerdo de su llegada a Nueva York, los primeros encuentros amorosos y también los primeros errores sentimentales, marcan un camino difícil de modificar.

Estamos ante el dolor, el amor y las infidelidades; ante la muerte narrada de un hermano, los sacrificios paternales, y los primeros choques culturales que suponen una reconfiguración personal con todo lo que ese cambio supone en el alma y en la mente. El arte de saberse, descubrirse. Igualmente, nos reconocemos en el arrepentimiento empático; en la consciencia de sabernos seres destructores. ¿Qué destruimos exactamente? Cada quien parte de su experiencia de vida, se refleja en eso que ha perdido, en el dolor que el olvido supone y lo trágico que puede resultar el rechazo.

Nueve historias profundas que son contadas con la calidez de quien confiesa algo; historias para mirarnos, para sentir. Para recordar que el instinto humano y el ardor del deseo pueden ser conjugados en una serie de errores cuyas consecuencias serán reproducidas en nuestras vidas como canciones que ya hemos escuchado antes. En letras nostálgicas, nos rodeamos de mujeres inolvidables y aceptaciones trágicas. Los golpes y fallos significan fortaleza posterior, el dolor provee perspectiva. Perdemos, crecemos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios