23 de Julio de 2018

Opinión

Así se hace negocio

Que dos hombres del calibre de Slim y Gates tomen en sus manos la cruzada para suprimir el hambre reviste la mayor importancia.

Compartir en Facebook Así se hace negocioCompartir en Twiiter Así se hace negocio

La semana pasada, durante la cual se tambaleó el Pacto por México por intransigencias y devaneos políticos, en la que los “maestros” que no quieren la Reforma Educativa mostraron su peor cara -ya de por sí su cara no es muy linda- y grupos violentos tomaron la Rectoría de la Unam -Patrimonio de la Humanidad- y dañaron murales de

Siqueiros (vándalos es poco), también tuvimos oportunidad de enterarnos de una alianza entre los dos hombres más ricos del mundo, Carlos Slim y Bill Gates, para luchar juntos por la erradicación de la poliomielitis en el mundo.

Y esta noticia me hizo reflexionar: los poderosos caballeros del gran dinero no son angelitos del Señor ni se bañan con agua bendita. Son, antes que nada, empresarios, negociantes, acostumbrados a buscar la máxima ganancia al menor costo posible, lo cual de ningún modo calificaría como malo. Juegan con las reglas del mercado y saben hacerlo, por eso están donde están.

Entonces, que dos hombres del calibre de Slim y Gates tomen en sus manos la cruzada para suprimir de la faz de la tierra esa enfermedad incapacitante, que ha asolado a la humanidad durante siglos y que hoy, afortunadamente, sólo sigue presente en tres países donde se nutre de la pobreza y la ignorancia, reviste la mayor importancia.

El mismo lenguaje empleado por ambos para pactar nos dice que los dos primeros del ranking mundial de la riqueza saben que donde hay miseria y falta de oportunidades de superación es difícil que haya ganancia. 
Para ellos y sus empresas -sin que eso demerite su loable acción- son oportunidades de negocio a largo plazo.

Una sociedad sana, productiva y fuerte es una sociedad que compra, consume y utiliza bienes y servicios y ellos se dedican a vender bienes y servicios de alta tecnología, de modo que necesitan clientes con poder de compra y con sus necesidades primarias resueltas.

Una forma inteligente de ver el negocio que, además, no le hace mal a nadie y sí redunda en mucho bien. Bienvenidas más iniciativas así.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios