18 de Octubre de 2018

Opinión

Aventura chihuahuense… india vestida de sol

Alma indígena entre los imponentes valles chihuahuenses; zonas milenarias que con su misticismo...

Compartir en Facebook Aventura chihuahuense… india vestida de solCompartir en Twiiter Aventura chihuahuense… india vestida de sol

Alma indígena entre los imponentes valles chihuahuenses; zonas milenarias que con su misticismo captan el interés por la historia precolombina; un desierto que se dibuja en el horizonte, mientras que su pálida capital en invierno abriga a los visitantes entre arquitecturas virreinales; cascadas que provocan sed de aventura; el único tren de pasajeros que garantiza paisajes, mismos que perduran en el corazón; finos museos estilo europeo; una importante población de menonitas; dos pueblos mágicos; grutas inmortalizadas en el tiempo y su belleza descifrada en su corrido, autoría de Pedro de Lille y Felipe Bermejo… “Linda mi tierra norteña, india vestida de sol…”

Atardeceres que prometen una velada aún más sugestiva, lugares que son el destino perfecto para cualquier escritor que busca realizar su próxima novela. Ahí, internado en el bosque y como inspiración, la presencia femenina, responsable de que las letras fluyan, cinismo de encanto que produce textos con el sonido del tren armonizando la orquesta de oriundos hálitos que aquietan los sentidos. Mientras que la aventura aparece entre líneas que describen el desértico paraíso de un pasajero encuentro nocturnal, palabras revueltas con emociones, momentos grabados en los rincones del ser, es como ese ritual del bien contra el mal que nuestros hermanos rarámuris realizan para brindar equilibrio al mundo, nuestros ancestros con su sabiduría milenaria y tan cierta, ¿cuándo lograremos comprender su basta riqueza interna?, esa, la filosofía de lo natural.

Quietud entre los eruditos del tiempo, observadores silenciosos de esta humanidad que parece sumergirse en lo absurdo, esas sociedades que abandonan su esencia por materia, que persiguen la incongruencia con frenesí y desdeñan sus raíces por ignorancia. Lamentable que en la actualidad no se conozca el verdadero esplendor de nuestro México, que originalmente perteneció a aquellos quienes supieron protegerlo por varios siglos. Es increíble que en tan corto tiempo se abuse de una forma tan discriminada su belleza auténtica, el arte escondido, su cultura manipulada, los recursos en la conveniencia… y los autores, vigilan.

Ah, pero ¡qué bonito es Chihuahua!, dice la canción, así que mejor entremos en materia turística.

A través de este artículo de Homo Espacios viajaremos por el famoso tren Chepe –único en su especie en nuestro país-, caminaremos por el centro del “Estado grande” entre sus construcciones de estilo europeo del siglo XVIII. Asimismo, comentaremos acerca de su historia, el color verde de sus valles, las Barrancas del Cobre, su extenso desierto, la población de menonitas en Cuauhtémoc; nos suspenderemos entre la vegetación de esta preciosa india vestida de sol y uno de sus pueblos mágicos: Creel, enclavado en el sincretismo tarahumara.

Chihuahua… india vestida de sol

El Estado más extenso de nuestra nación, no solamente por su territorio, sino también por su historia, cultura y raíces prehispánicas. Sus primeros pobladores proceden de diversas culturas como los anasazis y magollones, civilizaciones que habitaron estas tierras desde el año 1400 a.C. y que desaparecieron sin una explicación hasta ahora resuelta por los arqueólogos e historiadores. El misterio también se debate en las distintas teorías acerca de su nombre, pero la más aceptada por varios lingüistas es que la palabra Chihuahua proviene del náhuatl “Xicahua”, que significa “lugar arenoso y seco”, lo que da cierta lógica por su zona desértica. Cabe comentarles que algunos otros grupos prehispánicos que habitaron y todavía permanecen en el “Estado grande” son los tarahumaras en la Sierra Madre Occidental; tepehuanes del norte, en el municipio de Guadalupe y Calvo, así como los guarijíos, en los municipios de Chínipas y Uruachi.

En lo referente al periodo colonial, se conoce que el primer peninsular en pisar estas tierras fue el conquistador Álvar Núñez Cabeza de Vaca, quien se internó en el desierto de esta región en 1536, donde recibió el apoyo de los tarahumaras y conchos, pero fue hasta 1563 cuando Francisco de Ibarra inicia el nacimiento de Durango, y el soldado Rodrigo Río de la Loza, en 1564, funda Santa Bárbara, territorios  que fueron bautizados bajo el nombre de la Nueva Vizcaya. Al poco tiempo, un grupo de franciscanos instauran una serie de misiones en algunos valles de esta zona, siendo Fray Agustín Rodríguez el primer representante de la iglesia en predicar a los nativos en 1582, aunque existieron varias rebeliones por parte de los indígenas. La fundación de la ciudad de Chihuahua -como hoy se le conoce-, fue el 12 de octubre de 1709 a cargo del capitán Antonio Deza y Ulloa bajo el nombre de Real de Minas de San Francisco de Cuéllar. El 1 de octubre de 1718 cambia su denominación a Villa de San Felipe el Real de Chihuahua.

Durante el periodo de Independencia, en el “Estado grande” fueron fusilados el 26 de junio de 1811 en el convento de San Francisco Ignacio Allende: Mariano Jiménez, Juan Aldama y Manuel Santamaría. El 30 de julio de este año, el padre de la patria, don Miguel Hidalgo y Costilla sufre la misma pena, por parte de los hispánicos, en los patios del antiguo Colegio de los Jesuitas en Chihuahua. Al terminar este periodo armado, el Congreso de la Unión, el 19 de julio de 1823, disuelve la Nueva Vizcaya dividiendo a Durango de Chihuahua.

Algunos datos curiosos en la historia chihuahuense son: que fue capital de la República durante dos años (1864 a 1866), en la época de la Reforma con el presidente Benito Juárez; aquí llegó el primer vehículo en 1902, así como líneas telefónicas (1883) y los inicios del ferrocarril (1882); además de ser uno de los principales escenarios de la Revolución Mexicana, contó con un gobernador provisional, el general Francisco Villa en 1914, a quien le encantaba el poblado de Parral; y un apunte fílmico es que el Cine Alcázar, en 1929, proyecta la primera cinta hablada: “The jazz singer”, estrenada meses atrás en Estados Unidos.

La oferta turística de este bonito estado norteño comienza con sus edificaciones, como su Catedral estilo churrigueresco, mismo que en el interior, en el altar principal, presume su fino mármol italiano. De igual elegancia lo es la Quinta Gameros en el Paseo Bolívar, mansión con decoración europea del siglo XIX. También las diversas pinacotecas son una exquisita opción para disfrutar del arte sacro, contemporáneo e incluso histórico de Chihuahua, un ejemplo de esto es la Casa Siglo XIX, o mejor conocida como Museo de Sebastián, artista monumental que exhibe sus enormes obras, ya sea a la entrada de la metrópoli con su “Puerta de Chihuahua”, o al norte de ésta, con su magna escultura “El Árbol de la Vida”.

Otras interesantes rutas de esta india vestida de sol, son las dunas de Samalayuca, famosas por sus deportes desérticos; la zona arqueológica de Paquimé, donde se cree que habitaron las primeras civilizaciones indígenas; la comunidad de menonitas en Cuauhtémoc, originaria de Alemania y que emigró a la provincia canadiense de Manitoba en la Primera Guerra Mundial, y que llegó a México en 1922.

Creel, aventura entre el sincretismo tarahumara

Fundado el 26 de mayo de 1907 en honor al político, diplomático y empresario mexicano Enrique C. Creel -pieza clave para la realización de la férrea de Kansas City-México y Oriente-, sitio que tuviera una de sus estaciones en este poblado mágico y que actualmente sea parada del famoso Chepe, único tren de pasajeros de nuestro país que celebró 50 años en noviembre del 2011.

El pueblo cuenta con algunos encantos que siempre resultan más interesantes si es que te acompaña tu dulcinea, como la Casa de las artesanías que gustosa tu enamorada querrá visitar, para después realizar una expiación sacra en la iglesia de Cristo Rey, de estilo neogótico, ubicada en la Plaza de Armas. Después de la confesión, el Museo de la Cultura Tarahumara te ilustrará con la historia de los rarámuris y puedes continuar el recorrido al subir una de sus colinas donde se encuentra el Monumento a Cristo Rey, donde si esperas el atardecer, la vista será el motivo perfecto para el coqueteo.

Lo mejor de Creel son sus alrededores, entre ellos, el Valle de los Hongos, donde la formación de piedras erosionadas dan esta forma característica; San Ignacio de Arareko, con su peculiar iglesia de canto donde los tarahumaras realizan sus actos religiosos; los valles de Las Ranas y de Los Monjes, que son toda una conexión con la naturaleza; San Ignacio muestra su relajante Lago de Arareko y San Juanito es un excelente destino para el campismo y ciclismo de montaña, a la orilla de su presa Sitúriachi.

Pero si lo que buscas es adrenalina, las opciones serían: El Divisadero, punto de encuentro de las Barrancas del Cobre, Urique y Tararecua, con miradores que brindan paisajes que te dejan simplemente pasmado; otra es el Parque de Aventuras Barrancas del Cobre, con siete tirolesas, puentes colgantes, paseos a caballo, descenso en río, escalinata, rappel o subirte al teleférico más largo de México y tercero más importante del mundo, pero lo mejor lo dejamos para el final, ya que las horas nocturnas son aún más emotivas. Qué te parece una cabaña con vista a la barranca, el reflejo del brillo lunar en los monolitos, una chimenea, dos copas de vino, música estimulante… y ella iluminada por el fuego que enardece aún más el agitado corazón.

Estimados homoespacieros, les comparto los enlaces para que la web les termine de convencer aventurarse a vivir esta experiencia chihuahuense:

Chihuahua: http://youtu.be/Xgrv4N7TZ3M

Capital: http://youtu.be/ykYgIoL6Qk4

Creel: http://youtu.be/jEU5yTJ6MoM

Amigos, los invitamos a que visiten www.homoespacios.com También a escucharnos tanto en el programa “Yo Campesino”, los lunes de 20:00 a 21:00 horas, así como las cápsulas homoespacieras en “La otra frecuencia”. Ambos programas en el mismo horario a través de Radiorama 1530 AM. Para mayor información pueden contactarme  a través de: E-mail: [email protected][email protected];  Twitter: @HomoEspacios / @glenrod85; Facebook: homoespacios;

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCEqcZzyiOGLoUyw5Jd__H-A

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios