21 de Septiembre de 2018

Opinión

Baño de violencia en Quintana Roo

De sur a norte, Quintana Roo se ha teñido de rojo con una ola de violencia sin freno...

Compartir en Facebook Baño de violencia en Quintana RooCompartir en Twiiter Baño de violencia en Quintana Roo

De sur a norte, Quintana Roo se ha teñido de rojo con una ola de violencia sin freno que evidencia la incapacidad de las corporaciones policiacas municipales y estatal para combatir el crimen. Robos, asaltos y ejecuciones se cometen con toda impunidad, incluso a plena luz del día, en todas las ciudades de la entidad.

Y es que el cambio de gobierno en el estado y en los municipios al parecer impactó en los cuerpos de seguridad, con la guardia baja para proteger a la población.

En algunos municipios los mandos elegidos para dirigir el cuerpo policiaco no saben ni donde están parados, mientras que en otros los nuevos alcaldes han tenido que realizar cambios por antecedentes macabros de algunos de sus mandos, como ocurrió en Chetumal y Cozumel.

El río revuelto en materia de seguridad es aprovechado por la delincuencia sin distingo de niveles y categorías porque la violencia está desatada, desde los delitos comunes, hasta los de alto impacto como las sangrientas ejecuciones registradas en Cancún y Playa del Carmen en los últimos días. También se han elevado los robos a comercios y hogares, y los asaltos con violencia en colonias populares y zonas comerciales.

No se puede decir que la seguridad está peor que en los tiempos de borgismo, pero lo que está más que claro es que en este renglón no se ha mejorado gran cosa que digamos, convirtiéndose en una de las tareas pendientes de urgente atención para los nuevos gobiernos.

El periodo de gracia para los alcaldes y el gobierno estatal ya culminó, y los quintanarroenses están exigiendo cada vez con más fuerza la seguridad que el estado debe garantizar, con la amenaza de que de no ser escuchados comenzarían a tomar justicia por mano propia.

Para la sociedad, el argumento de que las policías no pueden con el paquete por culpa de los exámenes de confianza que impiden la contratación de nuevos elementos es un pretexto más, y no justifica la inoperancia de las corporaciones.

Urge un plan integral de seguridad pública que mejore la coordinación entre los cuerpos policiacos e involucre a la sociedad para dar mejores resultados, dejando al lado las excusas, porque los malosos no entienden de política y cambios de gobierno y aprovechan el desconcierto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios