19 de Septiembre de 2018

Opinión

'Bellas de noche'

La película comparte sin censura ni redención la vida actual de cinco de las vedettes más importantes de la cultura mexicana...

Compartir en Facebook 'Bellas de noche'Compartir en Twiiter 'Bellas de noche'

El martes 22 de noviembre se llevó al cabo la premier de “Bellas de noche”, documental de María José Cuevas que cuenta pasajes de la vida de cinco de las vedettes más importantes de la cultura mexicana: Lyn May, Olga Breesken, Princesa Yamal, Wanda Seux y Rossy Mendoza. Una pieza exquisita que revitaliza el cine mexicano. 

La alfombra roja se llenó de fans que esperaban el arribo de las divas. Ellas aparecieron -algunas muy elegantes, otras luciendo generosos escotes y transparencias- iluminando la noche, regalando sonrisas y cariños. 

La película comparte sin censura ni redención la vida actual de estas mujeres, memorias de tiempos difíciles y momentos impactantes del cine y la televisión que las convirtieron en símbolos sexuales. Sí, un poco olvidadas por el medio que en algún momento las encumbró. Sí, sobreviviendo a ello y reinventándose de los efectos secundarios del “éxito”. Cargada de humor, de ese humor humano que por momentos raya en el autoescarnio, la película avanza por sinuosos caminos que nos recuerdan que los tiempos buenos no son para siempre, que el paso de la edad es inevitable y que lo único que sobrevive a ello es quien realmente somos y la entereza que tenemos para abrazar la vida y mantenernos en el mundo con una sonrisa o con el recuerdo de alguna canción. 

Muchas veces la proyección estuvo acompañada por largos y generosos aplausos que celebraban momentos de humor y solidaridad para los tiempos difíciles de las estrellas. También compartimos silencios al sentirnos conmovidos por tan tremendas historias. Con edición de Ximena Cuevas, la película ha generado enorme interés no sólo en los admiradores de estas cinco mujeres, sino también en los amantes del cine. 

“Bellas de noche” se estrena en todos los cines del país mañana viernes  25. En verdad es un suceso cinematográfico que nadie se debe perder. María José Cuevas dice que su película es también un homenaje a su padre José Luis Cuevas, a quien lleva mucho tiempo sin ver y por quien tuvo contacto con las vedettes. Sin duda, este homenaje a través del cine, la amorosa mirada puesta en el alma de estas mujeres, es uno de los homenajes más dignos que el artista podrá tener, no sólo porque está realizado por su propia sangre, sino porque es una obra magnífica, cargada de entrañables momentos que a más de uno nos hace pensar en la fragilidad de la vida. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios