24 de Septiembre de 2018

Opinión

El boxeo yucateco, ¿a la baja?

Los excampeones mundiales Gustavo “Guty” Espadas padre e hijo y Miguel Canto Solís reconocieron que pasarán algunos años para que surja otro monarca mundial yucateco.

Compartir en Facebook El boxeo yucateco, ¿a la baja? Compartir en Twiiter El boxeo yucateco, ¿a la baja?

Los excampeones mundiales Gustavo “Guty” Espadas padre e hijo y Miguel Canto Solís no buscan “tapar el sol con un dedo” y reconocieron que pasarán algunos años para que surja otro monarca mundial yucateco.

Los últimos han sido precisamente Espadas Espinosa, en peso pluma (CMB), y el hunucmense  Gilberto Keb Baas “Babe Luis V”, en minimosca (CMB).

Los 3 exmonarcas coincidieron en que los empresarios se han preocupado sólo por sus estelaristas y no por aquellos jóvenes que se inician en el deporte de los puños, en 4 y 6s raunds.

Espadas Cruz “Guty Machetes” señaló que el púgil debe iniciar desde abajo, en el amateurismo, y luego incursionar en el profesionalismo con más “colmillo”.

Los Espadas hicieron historia al ser los primeros padre e hijo en ser campeones mundiales. El primero fue Gustavo Hernán Espadas Cruz al conquistar el cinto mosca de la Asociación Mundial Boxeo (AMB) al vencer por nócaut técnico en 13 episodios al panameño Alfonso “Piedrita” López, combate celebrado en el “Sports Arena” de Los Ángeles el 2 de octubre de 1976.

Por su parte, su hijo Gustavo Hernán Espadas Espinosa se adjudicó el cinto pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el 14 de abril de 2000 en el Polifórum Zamná de Mérida, derrotando por decisión técnica en 11 episodios al filipino Luisito Espinosa. (El otro caso de padre e hijo campoeones del mundo en México fue el de Julio César Chávez González y Julio César Chávez Carrasco).  

Mientras, Miguel Ángel Canto Solís, quien fuera monarca mosca del CMB (1975-1979), fue claro en precisar que hay talento boxístico en Yucatán, sólo que son pocos los empresarios que se preocupan por impulsar a las nuevas generaciones de fistiana.

Aseguró el “Maestro” que muchos pugilistas, al no ver acción, optan por el retiro o le pierden interés al gimnasio.

Por otra parte, nos escribió el señor Raúl Ojeda Alcocer, quien se dice aficionado de “hueso colorado” al boxeo, para reclamar por qué no hemos escrito nada del ex púgil Rómulo Cortés.

El ahora mentor de pugilistas fue uno de los sparrings de lujo de “Guty” Espadas padre, junto con el desaparecido “Pajarito” Aguilar.

Asimismo, en esta columna hemos manifestado algunas irregularidades que acontecen en el boxeo local, en donde los perjudicados son los púgiles, que son los que se rifan el físico en el ring, ya que les pagan “tortillas duras”.

Esto no pasa en Mérida. Sucede en las funciones que se realizan en municipios como Kanasín, donde no hay una Comisión de Boxeo que cheque los contratos de los jóvenes que suben al ring.

Cuando el presidente de la Unión de Manejadores de Yucatán, René “Crucigrama” Medina, realizó una función  en Kanasín, nos enteramos que algunos púgiles cobraron con boletos que tenían que vender, y lo tuvieron que aceptar porque no les quedaba de otra, ya que no querían estar inactivos más tiempo.

Es obligación del manager estar pendiente del entrenamiento de sus pugilistas y también que perciban un salario decoroso, puesto que el peleador o peleadora tiene que gastar en sus prácticas, equipo deportivo, pasaje, alimentación especial, vitaminas y hasta la vestimenta para subir al ring.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios