26 de Septiembre de 2018

Opinión

Burócratas dañinos en el ICATQR

La falta de timonel en el Instituto de Capacitación para el Trabajo en Quintana Roo...

Compartir en Facebook Burócratas dañinos en el ICATQRCompartir en Twiiter Burócratas dañinos en el ICATQR

La falta de timonel en el Instituto de Capacitación para el Trabajo en Quintana Roo (ICATQR) está dañando un logro tan sensible que beneficia a mujeres que soportaron una mastectomía con retiro de ganglios linfáticos por cáncer de mama. La especialista más cercana fue contactada en Mérida (Yucatán) por un grupo de damas chetumaleñas, y ella de mil amores aceptó impartir un curso dirigido a licenciados en terapia física para tratar el linfedema, una secuela de esta enfermedad.

Pero ya sin alto mando en el ICATQR, las odiosas trabas burocráticas están a punto de lanzar al bote de basura este curso tan prioritario, ya que el cheque programado para la experta está perdido y predomina la insensibilidad en los encargados del changarro que tratan como vendedora de ollas de peltre a quien se ha especializado en España y Alemania.

Estas mujeres que batallan con las secuelas del cáncer de mama –entre ellas mi mujer– me expusieron el absurdo problema. Me explicaron que “el linfedema es algo con lo que tenemos que aprender a vivir y puede ser controlarlo con terapias, como es el drenaje linfático, un vendado especial, ejercicios indicados y el uso de una manga de compresión; todo con un especialista en el área. Si no se trata este padecimiento los síntomas son por demás dolorosos y las complicaciones aumentan al grado de perder la funcionalidad del brazo”.

En Quintana Roo no contamos con una terapia de esta naturaleza, ni rastreando en el sector privado. Y el personal improvisa tratamientos dañinos por ignorancia. 

Las damas contactaron a la única especialista con la que cuenta Yucatán y ella tan amable accedió a impartir el diplomado. Cuenta con una maestría realizada en España y una certificación en Alemania.

La propuesta fue respaldada por Omar King de la Rosa –entonces director del ICATQR– y por Karla Olvera, directora del CRIQ Chetumal.

En octubre lanzaron el primer diplomado para 20 alumnos. Cada módulo tiene un costo de mil 500 pesos por alumno, pero gracias al apoyo de Omar King se logró que el ICATQR otorgara una beca del 60 por ciento a cada alumno.

Acéfalo el ICATQR, ¿a quién diablos importa el destino del diplomado? Porque no han hecho los pagos a la instructora y le dicen “vuelva mañana”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios