13 de Diciembre de 2017

Opinión

Cada quien su vorágine

No creo que haya nadie en Yucatán –y si lo hay habría que expulsarlo- en desacuerdo con que la cultura maya es maravillosa, magnífica e inteligente.

Compartir en Facebook Cada quien su vorágineCompartir en Twiiter Cada quien su vorágine

Es tan cultural el programa que desarrollará el Ayuntamiento de Mérida con motivo del fin del 13 Baktún, que quienes lo presentaron fueron los encargados del desarrollo económico y el turismo, Luis Felipe Riancho Cámara y Petitte Lizarraga Trava, respectivamente. El encargado de la cultura, maestro Irving Berlín Villafaña, aunque estuvo presente, no abrió la boca.

Las actividades, que, según anunció el alcalde, Renán Barrera Concha, se desarrollarán del 13 al 21 de diciembre, dan la impresión de que quisieron ser una respuesta y una contrapropuesta a las planteadas por el gobierno del Estado y denominadas Festival de la Cultura Maya, que irán del 14 al 22 de diciembre e incluyen la presencia de científicos, conferencias, exposiciones, ceremonias, gastronomía y otras actividades, igual que la de  los de la acera de enfrente.

Quizá al señor alcalde le ganó el subconsciente cuando habló de una “vorágine hacia la cultura maya” (o los escritores de sus discursos no saben el significado de la palabra), ya que vorágine es: remolino impetuoso que hacen en algunos parajes las aguas del mar, de los ríos o de los lagos; pasión desenfrenada o mezcla de sentimientos muy intensos, y aglomeración confusa de sucesos, de gentes o de cosas en movimiento (DRAE).

Y si fuera vorágine de verdad, la Comuna meridana abona a la confusión, pues a la ya abigarrada serie de actividades que anuncia el Ejecutivo le suma su propia vorágine.

No creo que haya nadie en Yucatán –y si lo hay habría que expulsarlo- en desacuerdo con que la cultura maya es maravillosa, magnífica e inteligente y que todos debemos celebrar su capacidad asombrosa de medir el tiempo con exactitud sin parangón. Lo que no se debería hacer es estar inventando cada quien su propia vorágine. Si ya hay una suficientemente impetuosa, mejor sumarse a ella.

Así se ahorra en gastos, ahora que no hay pan en el lek.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios