17 de Octubre de 2018

Opinión

Caminemos juntos por Mérida

Nuestra ciudad debe aprovechar sus capacidades, sus servicios de salud, de educación, sus recursos turísticos, su cultura, sus ecosistemas y muchas cosas más que sumadas hoy podrían potencian nuestro desarrollo.

Compartir en Facebook Caminemos juntos por MéridaCompartir en Twiiter Caminemos juntos por Mérida

Hoy día, en los procesos y formas del desarrollo urbano, las entidades responsables de su validación y programación no deben ser sólo aquellas que tienen una responsabilidad gubernamental formal. Los funcionarios públicos y los responsables de administrar los procesos de crecimiento de la ciudad deben necesariamente colaborar cada día más con otros agentes, con otras entidades, no sólo en los procesos de ejecución, sino también en los procesos de planeación de la política urbana, sumando y no dividiendo.

Actualmente es común escuchar el término gobernanza, en la cual el gobierno no es el único integrante de las instancias que definen los procesos de desarrollo de las ciudades.  Hay que reconocer y aprovechar, de nuevo sumando, las propuestas de todas las instancias que pueden y deben opinar para integrar los modelos y formas de desarrollo de la ciudad, tanto académicas como profesionales, económicas y sociales, sin excluir a las instancias de la sociedad preocupadas por nuestro futuro medio ambiental.

Los consejos o comités que deben participar en estos procesos de definición del modelo de desarrollo, además de todos los elementos señalados, deben sumar las visiones de los tres niveles de gobierno, e incluso el intercambio de opiniones con organismos internacionales que se consideren oportunos para enriquecer nuestro modelo de desarrollo, en un marco de mejora continua, no de degradación, como el que actualmente nos afecta.

Un aspecto importante que debe enmarcar el modelo de desarrollo de nuestra ciudad es potenciar las capacidades endógenas de nuestra economía local y nuestra sociedad; si volteáramos la vista al pasado nos encontraríamos con un espacio peninsular que era prácticamente una isla, que era autosuficiente casi en todo, que producía algodón, que exportaba azúcar, y muchos productos hoy traídos de fuera.

Por eso, nuestra ciudad debe aprovechar sus capacidades, sus servicios de salud, de educación, sus recursos turísticos, su cultura, sus ecosistemas y muchas cosas más que sumadas sin deméritos hoy podrían potencian nuestro desarrollo. Por ello, el futuro desarrollo urbano de Mérida, su equipamiento, su infraestructura, sus servicios deben tener este marco de referencia común.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios