18 de Diciembre de 2018

Opinión

CAPA se despacha con la cuchara grande

Si equis usuario se atrasa dos meses en el pago del suministro de agua potable -para empezar es un acto de extrema irresponsabilidad del ciudadano-, es obligado a pagar 355 pesos por concepto de reconexión...

Compartir en Facebook CAPA se despacha con la cuchara grandeCompartir en Twiiter CAPA se despacha con la cuchara grande

Si equis usuario se atrasa dos meses en el pago del suministro de agua potable -para empezar es un acto de extrema irresponsabilidad del ciudadano-, es obligado a pagar 355 pesos por concepto de reconexión,  cantidad nada despreciable que puede representar una atractiva fuente de recursos frescos para los burócratas de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), comenzando por su director general, José Alberto Alonso Ovando.

Un usuario de la colonia Flamboyanes me entregó la documentación que incluye un primer recibo vencido y el acta de suspensión por dos meses de atraso en el pago. Llama la atención que el segundo recibo tenía como fecha de vencimiento el 3 de mayo, pero un día antes se dejó en el domicilio la notificación, con fundamento en el artículo 81 de la Ley de Agua Potable y Alcantarillado, la cual he convertido desde hace años en lectura obligada, como muchos de mis lectores que la saben de memoria.

Por los dos meses de atraso mi amigo tuvo que pagar 327 pesos, y por la reconexión 355, muy superior a la que nos deja caer la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Y lo más curioso es que el suministro de agua potable no se canceló en el caso que nos ocupa, por lo que es a fin de cuentas un cobro fantasma.

Lo más curioso es que advierten del corte del suministro por tres meses de atraso, pero en el recibo precisan que en realidad se trata de dos meses, aunque faltaba un día para el segundo vencimiento.

Se trata de recursos extraordinarios frescos cuyo destino se convierte en incógnita, pero con toda seguridad su manejo en las sombras beneficia a un puñado de oscuros burócratas que a nadie le rinden cuentas de sus actos, a menos que José Alberto Alonso Ovando se atreva a desmentirme con las armas de la transparencia.

“Hay que pagar a tiempo para evitar esto, no vuelvas a atrasarte”, le recomendé a mi amigo.

“Pero no negarás que se les pasa la mano. Ni la Comisión (CFE) cobra tanto por reconectar”, me respondió.

Ojalá que lo captado por tales cobros extraordinarios sea utilizado para un buen fin, y no para el buen fin de dos o tres afortunados.

Abusos en el Conafe

Un conflicto laboral muy delicado ha desatado el encargado del despacho en la delegación del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe), Salomón Barbosa Heredia.

El encargado del changarro con tal de darle chamba a uno de sus amigos consentidos efectuó un despido injustificado en la Coordinación de Enlace con Acciones Compensatorias, enviando a esa área a quien ocupaba la Coordinación de Infraestructura.

Pero lo peor del caso es que el sueldo de la Coordinación de Enlace -superior en tres mil pesos al mes, comparado con el de Infraestructura- , lo entrega a su recomendado, violando la normatividad porque son sueldos definidos a nivel central.

“El licenciado Salomón dice contar con todo el apoyo de la encargada de delegaciones de oficinas centrales, la maestra Arleth Austria Escamilla”, expuso una fuente del Conafe.


Se trata de una anomalía de tantas que ha cometido el señor Salomón Barbosa Heredia, quien debe ser relevado a la voz de ya para impedir estos abusos. Y no falta quien defiende contra viento y marea a los del terruño.

Pelusa en movimiento

Mi amigo Luis Ramón Villanueva García, quien encabeza el Comité Cívico Pro Defensa de los Límites de Quintana Roo, inició el reparto de ejemplares de una revista que resume el historial del conflicto limítrofe con Campeche.

Todo lo relacionado con el tema puede ser consultado en forma clara en esta publicación muy oportuna, y que debe ser distribuida en los centros de educación desde nivel básico.

Por cierto, el área de Derecho en la Universidad de Quintana Roo reporta los mayores niveles de ausentismo de sus catedráticos. Un alumno me reportó que un catedrático de apellido Ongay es líder en faltas, pero eso sí, nunca está ausente en las quincenas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios