21 de Noviembre de 2018

Opinión

Caperucita amaba al Lobo

En ese momento, así tan enamorada como estaba, Caperucita pidió un único deseo a la estrella más infinita.

Compartir en Facebook Caperucita amaba al LoboCompartir en Twiiter Caperucita amaba al Lobo

Y con los dedos temblorosos, Caperucita Roja acarició el lomo del Lobo mientras éste dormía tranquilamente, y con cuidado de no despertarlo, susurró: -Oye Lobo, eres el amor de mis amores, no sé qué haré el día que me faltes, el día que me quieras faltar, ojalá encuentres un vacío sin mis celos y necedad.

La joven se quedó un rato en silencio, mirando la puesta de sol entre las ramas que los cubrían y continuó: -Lobo, te amo con todo el corazón, te amo como nadie nunca y como nunca jamás había amado; contigo se quedan mis palabras y contigo me quedo yo, porque sólo contigo sé tener la dosis perfecta de mí misma.

El Lobo volteó a verla divertido, mirándola con esos ojos grandes y expresivos, y sonrió, con esa sonrisa suya tan perfecta y tan perversa, dejando que ella se acurrucara más cerca de él.

En ese momento, así tan enamorada como estaba, Caperucita pidió un único deseo a la estrella más infinita:

Volver a coincidir con el Lobo en la vida, y en todas las eternidades. 

Sonrió y miró al cielo, recostada al lado del Lobo, jugando con la hojarasca que les caía encima.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios