10 de Diciembre de 2017

Opinión

Carreteras con luz y sin riesgo

De vuelta al tema de la alta incidencia de accidentes viales, existe un elemento preocupante, ya que desafortunadamente ahora vemos con mayor frecuencia fuertes choques contra postes y árboles.

Compartir en Facebook Carreteras con luz y sin riesgo Compartir en Twiiter Carreteras con luz y sin riesgo

De vuelta al tema de la alta incidencia de accidentes viales, existe un elemento preocupante, ya que desafortunadamente ahora vemos con mayor frecuencia fuertes choques contra postes y árboles.

En este contexto, es importante señalar la inadecuada utilización del derecho de vía en las carreteras; de acuerdo con la normativa, el derecho de vía es la franja de terreno, localizada a ambos lados de la carretera, cuyo ancho debe definir el organismo responsable de su aplicación, pero que nunca podrá ser menor de 20 metros a cada lado del eje del camino.

Cuando se trata de carreteras de dos cuerpos, el derecho de vía se mide a partir del eje de cada uno ellos, hacia el exterior; complementariamente, la franja intermedia entre los dos cuerpos de una misma carretera se considerará como derecho de vía, independientemente de su ancho.

La normativa señala que el derecho de vía podrá ampliarse en carreteras, caminos rurales, libramientos y circuitos periféricos, cuando presenten una alta densidad vehicular o por necesidades de carácter técnico, especialmente para garantizar la seguridad de los usuarios.

Con el propósito de alcanzar esta seguridad, el derecho de vía debe tener el mínimo de elementos de riesgo, permitiéndose en la cercanía de la superficie de rodamiento sólo aquellos que sean indispensables para mejorar las condiciones de seguridad, procurando su aislamiento a fin de minimizar los riesgos en caso de accidentes.

Sin embargo, uno de los aspectos más preocupantes es la ubicación de los postes de alumbrado en vías como la carretera a Progreso y el periférico, situados a muy corta distancia de los carriles de circulación, lo que representa un alto riesgo para los vehículos en caso de eventualidades o accidentes, sobre todo al ser  vías de alta velocidad.

Sin duda la iluminación de las carreteras es un factor que mejora su nivel de seguridad, el cual se ve disminuido por el riesgo que representa la ubicación de los postes, los cuales no deben estar a tan corta distancia de los carriles de circulación.

Ahora que afortunadamente se habla de iluminar otras carreteras, como la vía a Motul, es oportuno tener en cuenta este factor de seguridad; la meta debe ser iluminar sin riesgo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios