CNI/Canal 40: no nos resignamos ante el robo, el pleito sigue

El caso del Canal 40 no merece ya siquiera una mención de quienes acusan duramente al “duopolio”.

|

La señal de Proyecto 40 cumple ocho años de transmitirse, por decir lo menos, de manera irregular. Si está al aire es por los inagotables recursos de Grupo Salinas y Tv Azteca para obtener suspensiones y prolongar ad infinitum el pleito legal con CNI y Televisora del Valle de México (TVM, propietaria de la concesión). Pero el pleito no ha concluido. 

Es un litigio que continúa gracias a la tenacidad de Javier Moreno Valle, dueño de TVM, y los abogados Javier Quijano y Xavier Cortina. En condiciones terriblemente desiguales, pero continúa.

Como escribí aquí en diciembre, a propósito del libro de Purificación Carpinteyro, el caso del Canal 40 no merece ya siquiera una mención de quienes acusan duramente al “duopolio” y ven en la nueva ley de telecomunicaciones un antes y un después en la historia de abusos y atropellos en la televisión mexicana.

“Concluidas favorablemente las disputas judiciales, CNI está a la espera de que, una vez que se promulguen las leyes secundarias en materia de telecomunicaciones, TVM acuda al nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones a exigir la suspensión inmediata de la señal espuria que de manera ilegal difunde Tv Azteca bajo la designación de ‘Proyecto40’, y a solicitar la regularización de la concesión otorgada a TVM”, apuntan Quijano y Cortina.

Los abogados confían en que ahora las cosas serán distintas y “volverán a la institucionalidad, quebrantada por la prepotencia de unos y la obsecuencia derivada de la debilidad, precariedad y connivencia de quienes se supone tenían a su cargo el deber de gobernar y la aplicación de la ley”.

Ocho años. Aquí seguimos.