12 de Diciembre de 2017

Opinión

Comandante supremo y líder

Los discursos de los secretarios de la Defensa y Marina son sólo eso, porque la lealtad militar ante la autoridad civil implica esa mezcla de jefe y líder.

Compartir en Facebook Comandante supremo y líderCompartir en Twiiter Comandante supremo y líder

Enrique Peña Nieto asumió el cargo de presidente de la República y también el de comandante supremo de las Fuerzas Armadas que le confiere la Constitución. Sin embargo, el mandatario debe aspirar a convertirse en líder, lo que pocos presidentes han conseguido.

Los discursos de los secretarios de la Defensa y Marina son sólo eso, porque la lealtad militar ante la autoridad civil implica esa mezcla de jefe y líder. La subordinación tampoco se obtiene regañando a sus ayudantes, como lo hizo Peña Nieto en campaña con un capitán del Estado Mayor Presidencial.

Ya es histórica la lealtad del general Marcelino García Barragán a Gustavo Díaz Ordaz tras los hechos de Tlatelolco, en 1968, cuando le sugirieron encabezar un golpe de Estado, a lo que se negó rotundamente el entonces secretario de Defensa.

José López Portillo, nos parece, es quien ha encarnado, al menos físicamente, la figura de líder. Recordamos cuando abordaba el buque insignia de la Marina, realmente parecía que era el comandante del navío. 

En la Armada tuvimos comandantes y líderes. A los primeros los obedecíamos por el cargo, a los segundos, por convicción; confiábamos en ellos, nos merecían respeto y admiración, tanto por las decisiones que tomaban como por su preocupación por la tripulación. Con ellos navegamos siempre con rumbo firme.

Sun Tzu (El arte de la guerra) da varias claves para ser un líder exitoso, yo me quedo con esta: “Si un comandante es sabio, podrá reconocer los cambios de las circunstancias y actuar de acuerdo”. Peña Nieto ya es comandante supremo, debe convertirse en líder, y no sólo de las Fuerzas Armadas, sino de la nación.

Estado Mayor

En el relevo presidencial, el personal del Estado Mayor Presidencial acusó novatez. A Peña Nieto no le indicaron el protocolo para la recepción de Bandera en Palacio Nacional, pues quería dar órdenes, y en el pase de revista en el Campo Marte iba casi corriendo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios