19 de Septiembre de 2018

Opinión

La conducción veraniega

Las tres recomendaciones básicas para manejar con seguridad: manejar a la defensiva, manejar a la defensiva y manejar a la defensiva.

Compartir en Facebook La conducción veraniegaCompartir en Twiiter La conducción veraniega

Ahora en tiempo de verano la conducción por carretera es una actividad diaria que nos pone en continua relación con la gente que se siente dueña del espacio vial; viendo a la gente conducir agresivamente, con prepotencia, no puedo más que recordar las tres recomendaciones básicas para manejar con seguridad: manejar a la defensiva, manejar a la defensiva y manejar a la defensiva. Ver a la gente conducir con exceso de velocidad por los circuitos costeros, exigiendo que uno les ceda el paso, es algo tan frecuente que contagia a los jóvenes con síndromes cada vez peores.

Manejar a la defensiva es algo que todos deberíamos practicar; encontrarme a gente que me pide que insista en la necesidad de un amplio programa de educación vial es el mejor termómetro de la situación de inseguridad que muchos deben padecer en el espacio vial.

Conducir a la defensiva es sencillo y seguro; en primer lugar, es primordial estar concentrados en el camino, sin comer ni beber, sin maquillarse, sin llevar en brazos un perro o un bebé, sin hablar por un teléfono celular de manos libres, en fin, sin distracción alguna.

Esta conducción en estado de alerta, sin estar cansado y sin sueño, debe tener como actividad permanente mantener los ojos en movimiento, observando el camino que uno tiene delante y los espejos retrovisores, para estar siempre atentos de posibles condiciones de riesgo y poder anticiparnos a problemas que puedan ocurrir.

Un aspecto importante es ser visible, ya que muchos accidentes ocurren porque los conductores no ven al otro auto. Para ello es importante avisar oportunamente si vamos a dar vuelta o cambiar de carril, encender las luces oportunamente durante el crepúsculo, tener en buen estado las luces de frenado y evitar los puntos ciegos, es decir, procurar no circular en posiciones que otros coches no puedan verte; en reciprocidad, ten siempre tus espejos en la posición adecuada. Si vas ligeramente detrás y en el carril contiguo de otro vehículo, lo más seguro es que el otro conductor no puede verte, por lo que es importante que te adelantes o atrases, para evitar condiciones que en muchas ocasiones terminan en accidentes. Pero ante todo hay que conducir a la defensiva; en una semana continuamos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios