22 de Octubre de 2018

Opinión

Construyendo el destino

Una de las constantes en la vida es el cambio y esto conlleva incertidumbre; estamos en un mundo lleno de posibilidades y oportunidades.

Compartir en Facebook Construyendo el destinoCompartir en Twiiter Construyendo el destino

La auténtica seguridad surge de uno mismo.- E.Fromm, psiquiatra

Cuando se dan cambios rápidos en algún aspecto de nuestra vida, sea en el familiar, de trabajo o en el de alguna relación sentimental, nos provoca gran estrés. Lo podemos manejar si, realmente, tenemos nuestras vidas equilibradas. Para lograr esto, es vital procurar cada día algo de paz y tranquilidad para poder sostener un diálogo intrapersonal (de mí conmigo) y considerar las diversas situaciones que vivimos desde una perspectiva más amplia. 

Mucho de lo que llamamos estrés es miedo y preocupación sobre el pasado y/o ante el futuro. Una de las constantes en la vida es el cambio y esto conlleva incertidumbre. Sin embargo, estamos en un mundo lleno de posibilidades y oportunidades. 

Se puede estar consciente de lo que sí depende de uno mismo y saber qué es lo mejor que se puede hacer en las diversas situaciones. Esto aumenta considerablemente la seguridad interior. Solamente así, seremos capaces de actuar de la mejor manera en cualquier situación. 

Generalmente le damos gran importancia a las estructuras externas y cuando se desmoronan nos sentimos perdidos. Con férrea voluntad hay que concentrarse en lo que es realmente importante para uno. A medida que disminuye el miedo se pueden reconocer las nuevas oportunidades que se presentan y que, aún más, se dan por la misma situación de pérdida por la que se está pasando. Suele suceder que el cambio es capaz de mejorar las cosas en lugar de empeorarlas. 

Reconocer nuestro potencial nos lleva a nuevas y mejores maneras de concretar ideas y proyectos. Nos estimula para lograr mejores resultados en lo que emprendamos encontrando ventajas a corto y largo plazo. 

En épocas de crisis emocionales ¡hay que cuidarnos!, atender las necesidades físicas, hablar con algún amigo que nos quiera, escuche y apoye. Decidamos lo que queremos hacer y confiemos en que podemos hacerlo. 

Los pensamientos positivos y optimistas nos ayudan a ser proactivos. ¡Nadie puede hacer por ti lo que te toca hacer a ti!

¡Tú eres responsable de ti mismo!  

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios