23 de Septiembre de 2018

Opinión

Contexto o sin él

De lomo en lomo va tu mirada por los anaqueles de la biblioteca hasta que un título sugerente o el nombre de un autor conocido atrapa tu atención...

Compartir en Facebook Contexto o sin élCompartir en Twiiter Contexto o sin él

De lomo en lomo va tu mirada por los anaqueles de la biblioteca hasta que un título sugerente o el nombre de un autor conocido atrapa tu atención, tomas el ejemplar y lo separas del resto, en sus primeras páginas lees: Dos años antes de morir, mi padre me entregó una pequeña maleta llena con sus notas, manuscritos y cuadernos. [...] me dijo de repente que le gustaría que los leyera después de que se hubiera ido, o sea, después de su muerte. Pensando que se trataba de una novela decides llevarlo a casa.

Cuando la calma bendice tu día buscas el libro, los títulos que aparecen en el índice –“La maleta de mi padre”, “El autor implícito”, “En Kars y en Frankfurt”– te hacen sospechar que no se trata de capítulos sino de textos independientes. En la contraportada lo confirmas, son tres discursos que fueron  pronunciados en la recepción de tres premios distintos: el Premio Nobel de Literatura (2006), el premio Puterbaugh (2006) y el Premio de la Paz de la Unión de Libreros Alemanes (2005).

Orhan Pamuk es el autor del libro, sin embargo, las palabras que lees fueron escogidas por Rafael Carpintero: frases, ideas, sentidos, tonos y estilo fueron puestos en balanza para poder encontrar la equivalencia que permitiera que aquello que se creó en turco pudiera también existir en español. 

La temática que da unidad a los tres textos es la reflexión en torno a la literatura, a su consumo y a su escritura. Relees una frase: [...] los lectores, como el mismo autor, están usando su imaginación, están intentando ponerse en el lugar del otro. [...] se agitan en nuestros corazones la tolerancia, la modestia, la ternura, la compasión y el amor: la buena literatura no apela a nuestro poder de juzgar sino a nuestra capacidad de ponernos en el lugar de otros. Al terminar, descubres que te encuentras en el umbral de un sinfín de mundos posibles.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios