19 de Octubre de 2018

Opinión

De la convivencia peatonal

Cuando un vehículo circula por un espacio vial sin aceras, debe respetar a los peatones.

Compartir en Facebook De la convivencia peatonalCompartir en Twiiter De la convivencia peatonal

Un aspecto importante de la convivencia en el espacio vial es el establecimiento y difusión del orden de prioridad en los desplazamientos, el cual debe determinar qué usuario puede y debe pasar en primer lugar y cuál debe ceder el paso a los demás usuarios en el caso de que sus trayectorias se crucen.

Estas condiciones de definición de quién debe ceder el paso deben establecerse en función del tipo de usuario, del tipo de vehículo con el que se circule, de la señalización existente y, especialmente, con unas reglas fijas para todas las condiciones en las que podría interpretarse inadecuadamente de quién son las prioridades.

En este sentido, los conductores tienen prioridad de paso para sus vehículos en muchas condiciones, pero tienen que estar conscientes de los casos en los que los demás usuarios tienen prioridad: así, en todos los pasos para peatones debidamente señalizados, el peatón tiene la prioridad, pero con un comportamiento adecuado; cuando el conductor vaya a dar vuelta con su vehículo para incorporarse a otra vía y haya peatones cruzándola, aunque no exista la señalización en piso de un paso peatonal, éstos tienen la preferencia (esto lo desconocen nuestros conductores que han ocasionado atropellamientos, muchas veces mortales).

Cuando un vehículo circula por un espacio vial sin aceras, debe respetar a los peatones; un aspecto importante es el respeto que se debe dar a las banquetas y los andadores en los espacios públicos, ya que es práctica común estacionarse en ellos, obligando al peatón a descender al arroyo; es también importante que los conductores cedan el paso a los peatones que vayan a subir o hayan bajado de un transporte colectivo en un paradero con un paso peatonal; para terminar, los conductores siempre deben respetar las entradas y salidas de las escuelas, así como a las procesiones religiosas y de todo tipo. 

Aun cuando cuente con prioridad de circulación, ningún conductor deberá acceder con su vehículo a un paso peatonal elevado, si las condiciones de circulación hacen previsible que pueda quedar detenido encima obstruyendo la circulación transversal de los peatones, algo que es práctica común en muchos cruces viales de nuestra ciudad. No olvidar que todos somos peatones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios