20 de Mayo de 2018

Opinión

Corrupción, fenómeno social

La corrupción es un tema muy complejo y, a la vez, un fenómeno social, económico y político que pervierte a todos los países e instituciones democráticas...

Compartir en Facebook Corrupción, fenómeno socialCompartir en Twiiter Corrupción, fenómeno social

La corrupción es un tema muy complejo y, a la vez, un fenómeno social, económico y político que pervierte a todos los países e instituciones democráticas. La corrupción debilita los cimientos del crecimiento económico desalentando la inversión tanto nacional. Pero el problema no es solo ese, va más allá, puesto que la corrupción amenaza la vida institucional, el desarrollo sustentable y los procesos democráticos gradualmente creando una cultura de ilegalidad e inmoralidad que lleva a un estado a la descomposición social donde impera la injusticia mayormente.

Históricamente, el soborno ha sido el primer acto de corrupción reprobable cometido por servidores públicos. Existen registros de la antigüedad en donde ya se regulaba este tipo de actos como lo fue en Egipto, en donde se castigaba con pena capital a aquellos jueces que aceptaran recompensas o se negaran a escuchar al adversario. La primer Constitución Política de los Estados Unidos de América ya contemplaba el juicio político para presidentes, vicepresidentes y cualquier funcionario público encontrado culpable de soborno, traición y otros delitos mayores o menores.

Cuando se habla de corrupción en México generalmente lo relacionamos con gobierno. Hay un dicho popular que hace referencia a lo anterior puesto que se le ha atribuido a políticos de nuestros tiempos: “El que no tranza no avanza”. Este dicho claramente hace alusión a la deshonestidad, pues quien lo es tiene mejores oportunidades de llegar más lejos, principalmente en el aspecto económico y político. Existen diferentes tipos de corrupción como: soborno, extorsión, peculado, colusión, fraude, tráfico de influencias, contrabando, falsificación de documentos oficiales, venta de plazas, entre muchas otras que se han convertido en parte de la cotidianeidad.

La corrupción es un problema de seguridad nacional puesto que los índices que ésta alcanza hoy en día son preocupantes. Los escándalos actuales en todos los tres niveles de gobierno deberían preocuparnos más, y como sociedad ocuparnos de este flagelo a través de la denuncia y el reclamo colectivos. Pensar que creando leyes más estrictas podrá ser combatida y erradicada es solo un sueño. En México existe ya un sinnúmero de leyes que solo requieren ser respetadas para poder avanzar. “Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene”, es una frase acuñada por Tácito y que claramente refleja el estado del Estado Mexicano y del mundo. Concluyo haciendo mención a una frase de Carlos Elizondo: “Las normas sociales de cada cultura ayudan a entender quién tiende a violar reglas, como las de tránsito, cuando no hay castigo. Sin embargo, cuando se imponen las sanciones, las conductas se transforman rápidamente, independientemente de la cultura de origen y la mayor parte se porta bien”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios