18 de Octubre de 2018

Opinión

Creador y criatura de letras

La escritura de José Saramago, llena de reflexiones, de estrategias narrativas que la vuelven inconfundible, nos invita a salirnos de nosotros mismos, a emprender un viaje hecho de sueños y realidades.

Compartir en Facebook Creador y criatura de letras Compartir en Twiiter Creador y criatura de letras

En sus inicios la escritura de José Saramago entró en estado de latencia como le sucede a las semillas cuando, protegidas en su interior, esperan tiempos mejores para germinar. Después de la publicación de su primera novela, Tierra de pecado (1947), no se volvió a editar ninguna obra suya hasta 1966, cuando reaparece con el libro Los poemas posibles. 

A partir de esa fecha su trabajo literario fue creciendo sin pausas. Quizá era necesario ese tiempo de silencio para que en su interior se fraguara el universo ficcional que después brotaría a borbotones de su ingenio y constante trabajo, quizá en ese tiempo se fueron concentrando todas las imágenes y personajes con los que iba a poblar el mundo, el suyo y el de todos sus lectores. 

Entre su vasta producción se encuentra El cuento de la isla desconocida publicado por primera vez en 1998, mismo año en que su autor recibiera el premio Nobel; en el discurso que pronunció al recibir este galardón se reconoció como creador de los personajes que habitan en sus libros y al mismo tiempo criatura de ellos, pues en el proceso de escribir él también se iba construyendo.

Dos son los personajes principales de este relato, un hombre y una mujer. Dame un barco, fue lo primero que dijo este hombre, su petición iba dirigida a un rey, aunque la primera en oírle fuese la mujer de la limpieza del palacio. Una carabela le fue concedida al hombre para ir en busca de una isla desconocida, la mujer decide acompañarle. La travesía que emprenden está compuesta por sueños y realidades, el barco se vuelve isla y el encuentro sucede cuando cada quien sale de sí mismo.

La escritura de José Saramago, llena de reflexiones, de estrategias narrativas que la vuelven inconfundible, nos invita a salirnos de nosotros mismos, a emprender un viaje hecho de sueños y realidades, a asumirnos como creadores y criaturas de nuestro propio universo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios