17 de Octubre de 2018

Opinión

Crecer con orden y con futuro

Si somos respetuosos del crecimiento ordenado de nuestra Mérida, estaremos implícitamente siendo respetuosos del derecho de las generaciones futuras a poder vivir en los mismos o mejores espacios urbanos.

Compartir en Facebook Crecer con orden y con futuroCompartir en Twiiter Crecer con orden y con futuro

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, las ciudades no sólo deben crecer, sino deben hacerlo con una adecuada interacción entre el espacio urbanizado y el medio ambiente que lo rodea, condición que exige adecuados esquemas de control al proceso de ocupación del espacio, respetando la normativa de protección al medio ambiente, con el propósito de tener ciudades más humanas; es decir, debemos evolucionar a ciudades realmente diseñadas por el hombre con una visión de sostenibilidad, en donde los usos del suelo estén acordes con la potencialidad y el valor de los mismos, se respeten y mejoren las áreas protegidas, las zonas de riesgo y las zonas de valor histórico patrimonial. 

Lo cierto es que, si somos respetuosos del crecimiento ordenado de nuestra Mérida, estaremos implícitamente siendo respetuosos del derecho de las generaciones futuras a poder vivir en los mismos o mejores espacios urbanos que en los que nosotros vivimos, asegurando su calidad de vida y su bienestar.

Para ello es urgente corregir los errores del pasado en la definición de los modelos de urbanización, si es que en años recientes hemos tenido alguno, analizar sus impactos negativos y sus condicionamientos, partiendo de un diagnóstico de la problemática actual, con el propósito de proponer alternativas de solución que permitan establecer un claro control del crecimiento de la ciudad, definiendo los dónde, cómo y cuándo, y, lo más importante, que todas las autoridades acaten sus responsabilidades de vigilar el cumplimiento de la normativa, ya que, de no ser así, de nada servirá tener un Programa de Desarrollo Urbano adecuado y avalado por la sociedad si nadie lo respeta.

El reto no es sencillo, pero es urgente y necesario, debiendo comenzar con modernizar la normativa actual, que es un prisma de muchas caras interpretado en beneficio de acciones contrapuestas al desarrollo sostenible; la solución no es fácil, pero el instrumento desarrollado por muchas ciudades es un objetivo que debemos considerar: un código urbano, que abarque todos los componentes del desarrollo de la ciudad: usos del suelo, infraestructura, equipamiento, espacios viales, áreas protegidas, servicios, vivienda, transporte, espacios públicos, etc.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios