12 de Diciembre de 2017

Opinión

Cuauhtémoc Cárdenas, el claridoso

El PRI es el PRI, pero México es distinto; la sociedad ha cambiado enormidades, aunque sus políticos poco han evolucionado, los del PRI y del no PRI.

Compartir en Facebook Cuauhtémoc Cárdenas, el claridosoCompartir en Twiiter Cuauhtémoc Cárdenas, el claridoso

Con los años, Cuauhtémoc Cárdenas se hace más claridoso. Al cuestionarle sobre el regreso del PRI, el ingeniero se limitó a decir que no veía un nuevo o viejo PRI, solo el PRI, con todo lo que eso implica. Al preguntarle sobre el homenaje que el PAN de Michoacán realizó al presidente saliente, desenvainó espada y dijo que Felipe Calderón deja al país con más de dos terceras partes de los municipios bajo el control de la delincuencia, a más de la mitad de la población en pobreza y con una economía que apenas crece.

Felipe Calderón tuvo una placentera jornada en su tierra, Michoacán. Los suyos lo despiden bien y él, en su regocijo, le da por lo que no hace bien, pero le gusta: cantar; su privilegio. El Presidente tiene la convicción de que su gobierno fue extraordinario en realizaciones, a pesar de la adversidad; cree en su partido, aunque el PAN no cree mucho en lo realizado. Posiblemente, el presidente que termina también piensa que Margarita Zavala habrá de reanudar su carrera política. Por origen y trayectoria, Felipe Calderón fue un político partidista, con todo lo que eso significa.

También lo es Cuauhtémoc Cárdenas, quien ha tenido que padecer la malquerencia lopezobradorista y la marginalidad en el partido que él promovió. Por su situación y circunstancia, las palabras le son refugio, y por ello el ingeniero es cada día más claridoso. El PRI es el PRI, pero México es distinto; la sociedad ha cambiado enormidades, aunque sus políticos poco han evolucionado, los del PRI y del no PRI.

El ingeniero debe preguntarse sobre el futuro del partido que fundó. Ahora que López Obrador deja al PRD y convoca a formar un partido “sin lacras”, los enemigos de ayer de Cuauhtémoc Cárdenas, Camacho y Ebrard, se perfilan para conducir al PRD o lo que quede de éste. El ingeniero también debe lamentar lo que ocurre en el estado que hace mucho tiempo él gobernó y también, décadas después, su hijo de nombre Lázaro. El PRD con Leonel Godoy fue un desastre, y la alternancia no se fue al PAN, sino al PRI de Fausto Vallejo, no un nuevo ni viejo PRI, solo el PRI.

Twitter: @berrueto

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios