19 de Septiembre de 2018

Opinión

Cuidar el agua: nuestra tarea

Advirtieron que por más medidas que tomen las autoridades para preservar la pureza del líquido, si no hay participación ciudadana no va a ser posible lograrlo.

Compartir en Facebook Cuidar el agua: nuestra tareaCompartir en Twiiter Cuidar el agua: nuestra tarea

El sábado, en un ambiente cargado de ciencia, las autoridades estatales y federales dieron a conocer una información de gran relevancia para los meridanos: el establecimiento de la Reserva Hidrogeológica de Yucatán, que ocupa una extensión de 1,312.28 kilómetros cuadrados en el centro del Estado con un volumen de agua de 108.200,000 metros cúbicos, suficientes para abastecer hasta por 30 años a dos millones de yucatecos.

En el acto, celebrado en las instalaciones del Parque Científico y Tecnológico –poco después de Sierra Papacal-, quienes hicieron uso de la palabra se refirieron a la importancia de preservar el agua -“sin la cual no hay futuro”, resumió el gobernador Rolando Zapata Bello- y  el papel que como individuos y sociedad debemos cumplir todos y cada uno de quienes somos usuarios y beneficiarios de ese, con justicia y aunque la frase sea trillada, llamado vital líquido (sin el agua no hay vida).

Un estudio del Departamento de Reservas Naturales y Medio Ambiente del Estado de Georgia, denominado “Adopte un arroyo”, dice: “Aún con esfuerzos bien fundamentados, los gobiernos locales y las industrias no pueden responder y controlar el desafío que representan las fuentes de contaminación no puntuales y por toxinas (del agua). Los ciudadanos, tanto individual como colectivamente, deben ser parte de la solución a estos retos”.

Dos de los oradores, los secretarios de Educación, Raúl Godoy Montañez, y de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, Eduardo Batllori Sampedro, destacaron el papel de la ciencia en la localización de la cuenca hidrológica yucateca. “Ciencia útil”, dijo Godoy Montañez. Advirtieron también que por más medidas que tomen las autoridades para preservar la pureza del líquido –que viene de escurrimientos de tan lejos como Tabasco- si no hay participación ciudadana no va a ser posible lograrlo. Ese es, por tanto, nuestro reto: hacer todos y cada uno de nuestra parte. Nos va la vida en ello.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios