22 de Octubre de 2018

Opinión

La leche que 'contaminó' a un marino

En 1987, tres barcos descargaron en Veracruz cerca de 45 mil toneladas de leche en polvo contaminada con elementos radioactivos.

Compartir en Facebook La leche que 'contaminó' a un marinoCompartir en Twiiter La leche que 'contaminó' a un marino

La exoneración de Raúl Salinas de Gortari, de enriquecimiento ilícito por unos 224 millones de pesos, ha levantado polémica y se percibe como un retroceso en los esfuerzos por lograr una fiscalía anticorrupción en México.

Al hermano del ex presidente Carlos Salinas se le acusó de disponer de dinero de la Partida Secreta de la Presidencia, entre 1990 y 1994, y mientras trabajó en la extinta Conasupo adquirió 41 propiedades sin comprobar el origen de los recursos. Aun así, fue exonerado luego de casi 20 años que duró el juicio.

La noticia trae a la memoria un episodio en el que resultó afectado un destacado marino con una impecable hoja de servicios, el almirante Manuel Rodríguez Gordillo, piloto aeronaval con conocimientos en guerra submarina, considerado el padre del proyecto “Tonatiuh MX-1”, un avión monomotor ligero que desarrollaba hasta 195 kph, para la Armada de México.

El caso (publicado por el periodista Guillermo Zamora en la revista Proceso, en 1998) es el siguiente: En 1987, tres barcos procedentes de Irlanda atracaron en Veracruz; descargaron en México cerca de 45 mil toneladas de leche en polvo que el gobierno mexicano, a través de Conasupo compró a la compañía Irish Dairy Borrad. Ese lácteo estaba contaminado con elementos radioactivos liberados durante la explosión de Chernobyl, en 1986.  Pese a ello, esa leche fue vendida en el país por Liconsa, organismo del que era director Raúl Salinas de Gortari.

El hecho salió a la luz pública luego de que elementos de la Tercera Zona Naval de Veracruz enfermaron de diarrea. Al indagar el origen de la infección, el entonces vicealmirante Rodríguez Gordillo encontró que los marinos a su mando consumieron leche en polvo que había llegado de Irlanda y se encontraba en la aduana marítima.

Para despejar sus dudas, llevó unas muestras de la leche al físico Miguel Ángel Valdovinos, jefe de laboratorio de la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, quien tras analizar el lácteo confirmó que contenía “altas concentraciones de estroncio 90 y cesio 137, en una cantidad superior en diez veces al mínimo tolerable por el organismo humano”.

Luego de su insistencia en la peligrosidad de la leche contaminada, al vicealmirante Rodríguez Gordillo lo destinaron al Sector Naval de isla del Socorro, Colima, durante dos años, sufrió de hostigamiento, le inventaron cargos, lo sometieron a proceso y prácticamente acabaron con su carrera.

En 1997 tuve oportunidad de conocer y tratar personalmente al vicealmirante Rodríguez Gordillo en la ciudad de México, cuando enfrentaba su proceso junto con otros almirantes y capitanes en esas mismas condiciones. De trato afable, nunca dudó que la justicia le daría la razón. En efecto, años después fue reivindicado y ascendido.

Hoy, el almirante del cuerpo de Aeronáutica Naval, Piloto Aviador, Diplomado de Estado Mayor, Manuel Rodríguez Gordillo, se encuentra en situación de retiro, radica en el puerto de Veracruz y goza del prestigio y aprecio que se merece en circulos académicos y en la sociedad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios