20 de Octubre de 2018

Opinión

De aceras y peatones

Hoy a todo el mundo en Mérida le preocupa más darle todas las facilidades al automóvil en su entrada y salida a cocheras.

Compartir en Facebook De aceras y peatonesCompartir en Twiiter De aceras y peatones

Pareciera que en la Mérida actual, moderna y extensa, uno de los objetivos en su equipamiento es que mientras mayor sea la población y, consecuentemente, el número de peatones, menores y más inseguras deben ser las aceras.

Recuerdo que cuando era niño, en casa de mis abuelos, cerca de Santa Lucía, en el Centro Histórico, la entrada y salida del automóvil a la cochera se hacía utilizando unas rampas de madera que se ponían sobre el pavimento contra la guarnición de la acera para que el vehículo subiera y entrara a la casa, y esta era una práctica común para no afectar el espacio del peatón en la vía pública, conservando íntegras y lisas las aceras, que desafortunadamente no eran muy anchas, pero sí libres de riesgosas irregularidades.

Recuerdo también que en la García Ginerés las rampas de acceso a las cocheras se hacían afectando sólo una pequeña franja de las aceras, dejando un espacio suficiente y seguro para los peatones, que en aquel entonces éramos muchos, ya que caminar era una costumbre arraigada, tanto para ir a la escuela, como para ir a la tienda del barrio, al parque o al mercado.

A diferencia de lo que ocurría en aquel entonces, hoy a todo el mundo en Mérida le preocupa más darle todas las facilidades al automóvil en su entrada y salida a cocheras y estacionamientos, que la seguridad del peatón, el cual no sólo tiene que caminar sobre las rampas, sino también en las interminables irregularidades y escalones que caracterizan a nuestras aceras, cuando éstas existen; y esto se debe a que no contamos con una normativa (y si existe no se aplica) que obligue a todos los propietarios de predios en la ciudad a construir y mantener las aceras del frente de su terreno o vivienda, lisas, sin irregularidades y sin obstáculos.

Todo esto hace que hoy para mucha gente sea más seguro, a pesar de los riegos que ello implica, caminar sobre el arroyo y no en las aceras, que parecieran trampas instaladas a propósito en muchísimas partes de la ciudad. 

Hoy que estamos repavimentando, destinemos una parte de los recursos a la mejora y conservación de las aceras, haciendo co-responsables a los propietarios de casas, ya que en nuestro espacio vial el peatón está más inseguro que el automóvil, cuando debe ser al revés.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios