23 de Septiembre de 2018

Opinión

De las trampas literarias

Llama mi atención un hecho que lamentablemente es sintomático del ambiente literario en Yucatán: las trampas, olvidos u omisiones.

Compartir en Facebook De las trampas literariasCompartir en Twiiter De las trampas literarias

Llama mi atención un hecho que lamentablemente es sintomático del ambiente literario en Yucatán: las trampas, olvidos u omisiones que, malintencionados o no, se cometen para ganar premios y becas de literatura, pero, sobre todo, el hecho de que las autoridades no cumplan con su labor, que es la del escrutinio a la hora de evaluar si se cumplen los requisitos de sus propias convocatorias, ambiguas en muchos casos.

En el municipio de Mérida, está el caso de Nadia Escalante Andrade, quien resultó ganadora del Premio Internacional de Poesía “Ciudad de Mérida 2013”, y quien, si bien es yucateca, lleva al menos 5 años viviendo en el D.F. (suficiente para calificar como residente de la ciudad de México y poder acceder a convocatorias de la capital). Aquí aclaro que en su caso el premio es muy merecido, pues su trayectoria y talento así lo demuestran, y no habría mayor problema si no fuera porque las bases –en el inciso 2- dicen que se debe ser residente de las ciudades de Mérida (la de México, Venezuela y España).

Peor aún, el boletín emitido por la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Mérida indica que “se recibieron 154 trabajos de las tres Méridas participantes de los que solamente 99 quedaron seleccionados, 87 de México y 12 de Venezuela. El único trabajo recibido de España fue descalificado por no tener residencia en Mérida, Extremadura. El resto de los trabajos fueron descalificados por provenir de otros estados de la República Mexicana”. 

Entonces cabe preguntarse, ¿se cumple con los requisitos o debió ser descalificada de la convocatoria? Al margen de ser poco ético que se pueda concursar en dos localidades como residente, aquí la culpa es enteramente de la institución convocante, que esperamos pueda explicar estos desatinos.

Por otro lado, ayer se anunciaron los resultados de la convocatoria PECDA 2014 a través de la Sedeculta. Llamó mi atención que uno de los ganadores, Isaac Ventura Rivero, también reside en el D.F., si bien la convocatoria indica que “los solicitantes deberán ser originarios del Estado de Yucatán o residentes en él. Asimismo, los proyectos deberán ser realizados dentro de la entidad y los responsables de los proyectos aprobados en esta Convocatoria deberán radicar en el estado durante los 9 meses del desarrollo de sus proyectos y  en el transcurso de la realización de su retribución social, a excepción de la categoría de Desarrollo Artístico Individual”.

En este caso, quiero pensar que el ganador se mudará de nuevo a Yucatán para cumplir cabalmente y dentro de la legalidad con las bases de esta convocatoria, pues creo es evidente que las autoridades de nuestro terruño están premiando y becando escritores con base en un único criterio: la total ignorancia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios