09 de Diciembre de 2018

Opinión

De nuevo circulando por las glorietas

Las glorietas son equipamientos viales diseñados para facilitar los cruces de avenidas y reducir el peligro de accidentes.

Compartir en Facebook De nuevo circulando por las glorietas Compartir en Twiiter De nuevo circulando por las glorietas

Es realmente impresionante el poder de atracción que tienen los espacios centrales de las glorietas, sus isletas, sobre la mayoría de los conductores de nuestra ciudad; observar durante unos quince minutos la circulación en cualquiera de las glorietas en Mérida es ser testigo de la equivocada forma en que la gente maneja y se comporta al circular por ellas, poniendo en riesgo su seguridad y la de los demás. 

Hay una sencilla regla que pocos respetamos y es que nunca, por ningún motivo, se debe circular en diagonal (tangencialmente) en el interior de una glorieta. Sin embargo el problema es preocupante, pero la realidad es que la causa es la falta de educación vial.

Las glorietas son equipamientos viales diseñados para facilitar los cruces de avenidas y reducir el peligro de accidentes. 

La glorieta es un tipo de intersección vial caracterizado porque las calles que a ella confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central; es un elemento controlador de la circulación, ya que nos obliga (aunque a muchos no) a reducir la velocidad de los vehículos que la atraviesen, debido a que su radio de giro obliga a no superar cierta velocidad, y mejora la fluidez al evitar la necesidad de semáforos.

Para que una glorieta cumpla con su papel los conductores debemos seguir una serie de normas, tanto antes de acceder a la glorieta, como durante la circulación por ella; antes debemos  moderar la velocidad, fijarnos en la señalización para tener clara la dirección a seguir, detenernos, si es necesario, en la incorporación a la glorieta, respetar los espacios del peatón en los que tiene preferencia; los vehículos que ya circulan en la glorieta tienen preferencia sobre los que se incorporan. 

Una vez en la glorieta debemos circular preferentemente por el carril exterior y sólo cambiar al interior si así lo especifica la señalización horizontal para la trayectoria que deseamos seguir; siempre se debe avisar con las direccionales los cambios de carril y la salida; siempre se debe abandonar la glorieta desde el carril exterior, al que se debe acceder de forma progresiva y con cuidado. Así de fácil. Pero, ¿convivimos o competimos?.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios