20 de Noviembre de 2018

Opinión

De Peña Nieto a Borge

La recuperación de las delegaciones federales, convertidas en piltrafa a lo largo de 12 años blanquiazules con apariencia de siglos...

Compartir en Facebook De Peña Nieto a BorgeCompartir en Twiiter De Peña Nieto a Borge

La recuperación de las delegaciones federales, convertidas en piltrafa a lo largo de 12 años blanquiazules con apariencia de siglos, tiene ahora un sello político distintivo: el gobernador Roberto Borge Angulo ha recibido del presidente Enrique Peña Nieto un valioso voto de confianza para seleccionar a gran parte de los nuevos titulares, incluyendo en primer término la estratégica de Desarrollo Social, donde aterrizó su ex secretario privado, Fabián Vallado Fernández.

Nunca un gobernador quintanarroense había recibido un respaldo tan contundente, ya que el PRI antes de ser sacado a patadas por Vicente Fox –12 años después el panismo lo llevaría en hombros de regreso a Los Pinos – se había reservado las delegaciones estratégicas, limitando el poderío de sus gobernadores.

Desarrollo Social es una delegación muy poderosa, donde se puede hacer política a fondo, con impacto masivo porque se atiende a los que menos tienen. Cuestión de que Fabián Vallado tenga enorme sentido práctico y no sea doblegado por los lineamientos que estrangularon a la burocracia que encumbró Mercedes Hernández Rojas, ya que me consta que pecaron de insensibles.

Expondré un caso: Una mujer y su suegra habitan en la colonia Antorchista, y una vez que se efectuó la pasada elección presidencial les aplicaron una evaluación para depurar el padrón del programa de Oportunidades.

Recibían una cantidad modesta que para sus raquíticas economías era oro molido. Sin duda alguna. Y el simple hecho de confesar que comían ocasionalmente carne de res bastó para que esos autómatas de la burocracia les suspendieran de golpe el apoyo, aunque esto tuvo tintes de revancha por la derrota electoral.

La burocracia siempre se escudó en lineamientos reñidos con la sensibilidad y el sentido común, ya que uno para ser pobre no tiene que alimentarse de inmundicias o zacate.

Pero este comportamiento de la burocracia panista explica la calificación que recibieron en las urnas.

Francisco Elizondo Garrido, quien fue Secretario de Ecología y Medio Ambiente (Sema) al inicio de este gobierno, fue colocado al frente del Centro SCT, una delegación clave que tiene encomiendas vitales relacionadas con aeropuertos y con el tren peninsular, anunciado por Peña Nieto en su primer día como mandamás.

Su encomienda será acabar con el famoso diezmo, ya que los anteriores delegados federales hicieron de esta práctica –nada religiosa, por cierto– una rutina adictiva, beneficiando siempre a tres empresas locales.

Recordemos que Eduardo Rodríguez Abreu, quien era subdirector de Obras del Centro SCT, al tener información privilegiada se convirtió en ejidatario en Subteniente López. Este sujeto supo con anticipación que la SCT haría trabajos de ampliación de la carretera Chetumal-Subteniente López, y como de rayo hizo la maniobra para ser indemnizado con millones de pesos.

Omar González Castilla, quien era titular de la Sema, tomó las riendas de la delegación de la Semarnat. De esta delegación tan sólo se tiene un antecedente: el despido de Rafael Muñoz
Berzunza, por un arrebato del presidente Felipe Calderón, sacado de onda porque habían rasurado una zona de manglares en la zona hotelera de Cancún.

Muñoz Berzunza –quedó como encargado de la Sema– revelaría tiempo después que elementos del Estado Mayor Presidencial arrasaron con el mangle por motivos de seguridad o de escenografía.

Ludivina Menchaca Castellanos, quien tuvo la suerte de ser senadora –remolcada en 2006 por el ex gobernador priísta Pedro Joaquín Coldwell–, ha tomado las riendas de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

Ludivina fue titular de la Comisión para la Juventud y el Deporte (Cojudeq), al inicio del gobierno de Félix González Canto. Supongo que algo de experiencia política debe haber asimilado, aunque los del Verde Ecologista regularmente no saben ni jota del medio ambiente, aunque les fascine el buen ambiente, como al “Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios