25 de Septiembre de 2018

Opinión

Decadencia de Chetumal y vigor norteño

Quien se resista a contemplar la nueva realidad en el tablero político, es hombre muerto...

Compartir en Facebook Decadencia de Chetumal y vigor norteñoCompartir en Twiiter Decadencia de Chetumal y vigor norteño

Quien se resista a contemplar la nueva realidad en el tablero político, es hombre muerto. Porque el peso poblacional del norte del estado va en aumento, dejando a la capital del estado en posición muy complicada. Todo el poder se concentra en el eje Cozumel-Playa del Carmen-Cancún, y el chetumaleño se ha desinflado hasta convertirse en un pescador de ilusiones, marginado incluso de la senaduría.

Una vez que el gobernador capitalino Joaquín Hendricks Díaz entregó el poder al cozumeleño Félix González Canto en 2005, el chetumaleño se fue debilitando hasta ser lanzado a los segundos y terceros planos, ampliamente superado por figuras de Cozumel y Playa del Carmen, cuyos exponentes de la nueva ola tienen juego de conjunto y dominan el oficio de la política, gusten o no.

Despojado del título de capital de la política que ostentó por décadas, Chetumal enfrenta la decadencia de políticos veteranos que siguen ocupando cargos burocráticos y de elección popular, conviviendo con sangre nueva que no ha dado el salto a las grandes ligas y que aguarda la señal para saltar a la cancha.

Aquel nativismo incendiario que descalificaba a los nacidos en otros estados ya fue derrotado por nuestra realidad que inclina contundentemente la balanza a favor de quienes decidieron enraizar en esta selva. En promedio, el 80 por ciento de los quintanarroenses nació en otro estado, y el porcentaje va en aumento a pasos de gigante.

Dato a considerar: el PRD ha postulado a quintanarroenses por decisión que recibieron la nalgada de rigor en el Distrito Federal o Guerrero. Todos ellos establecidos en Cancún, donde los perredistas se concentraron desde principios de la década de los 90.

El PRI había garantizado que la gubernatura quedase en manos de un quintanarroense aquí nacido, pero ante la nueva realidad incorporó en su juego de cartas a tres nacidos y crecidos en Yucatán: Mauricio Góngora Escalante, Paul Carrillo de Cáceres y Gabriel Mendicuti Loría.

Carlos Joaquín González es caso aparte, porque si bien nació en Yucatán su padre es el cozumeleño Nasim Joaquín Ibarra, progenitor del ex gobernador Pedro Joaquín Coldwell. El punto débil de Carlos Joaquín es que echó raíces en Mérida, y esto se lo reprochan muchos priistas que enarbolan la bandera del quintanarroismo.

Porque Mauricio Góngora y Gabriel Mendicuti ya se definieron familiarmente por Quintana Roo, y esto es lo que cuenta en la valoración política.

Caso contrario el del “Niño Verde” Jorge Emilio González Martínez, quien aprovechó la irresponsabilidad de gran parte de los electores para colarse como senador, pisoteando la memoria de los integrantes del Comité Proterritorio.

Morena puede desestabilizar al PRI

El tlatoani moreno Andrés Manuel López Obrador lanzó al ruedo  como carta para la gubernatura a José Luis Pech Várguez, nacido en Mérida en 1954 y que acumula un currículum impresionante: Secretario de Turismo, de Gobierno y de Hacienda –entre otros cargos– y rector por dos períodos de la Universidad de Quintana Roo (UQROO).

Descalificar a Pech por haber trabajado en los equipos de los gobernadores Miguel Borge Martín y Félix González Canto es una valoración simplista, ya que no puede ser señalado como corrupto o negligente en el desempeño de sus tareas.

Los exagerados criterios del Instituto Nacional Electoral (INE) le hicieron un bien a la política, al impedirle a Pech ser consejero electoral. Porque ahora se ha plantado como un retador que debe ser perseguido con lupa por los priistas, ya que se combina el potencial de su figura con el poderío del partido Morena que captó un significativo número de votos en los comicios del siete de junio pasado, incluso con candidatos fantasma, como ocurrió en el segundo distrito con cabecera en Chetumal.

No olvidemos que Andrés Manuel López Obrador como candidato presidencial del PRD triunfó aquí en 2006 y 2012, por lo que un pejezuelo suelto en campaña de semanas puede amenazar a cualquier candidato del PRI.

Pero una amenaza de esta naturaleza beneficia a los priistas porque depura la lista de aspirantes, obligando a la selección de la carta con más arrastre popular. Y aquí destacan Mauricio Góngora Escalante y José Luis Toledo Medina, en el orden que prefieran.

Morena será el rival a vencer, y en tercer plano quedarán PAN y PRD, partidos altamente predecibles que sin duda lanzarán candidatos de Cancún, prácticamente resignados a la derrota.

A diferencia de los aletargados dirigentes nacionales y locales del PAN y PRD que sólo saben de Cancún, López Obrador tiene una transparente panorámica de Quintana Roo y puede consolidar su partido fortaleciéndose en los 10 municipios La merecida expulsión del PT puede aportarle nuevas figuras al partido de la virgen, sobre todo en el descuidado Bacalar.

Nacer y renacer para Elvira          

La fortaleza espiritual y corporal de Elvira Moguel Morales me sorprende gratamente, ya que ha enfrentado con todas sus fuerzas un cáncer de seno cuyo desarrollo pudo evitarse, ya que erróneamente diagnosticado en la clínica Carranza y en la Unidad de Especialidades Médicas para la Detección del Cáncer de Mama (Uneme Dedicam), ambas de Chetumal.

Hebert León Ureña, radiólogo de la clínica Carranza, hizo un pésimo trabajo que debe ser revisado a fondo por los Colegios Médicos de Quintana Roo para evitar males inmediatos. Quizá el ultrasonido puede ser revisado por otros expertos para descartar dudas. Porque causa enorme daño el volado o valoración a ojo de buen cubero, al estilo del brujo Aniceto.

Elvira se repuso de este golpe del destino, ya que de haber sido atendida en Mérida otra sería la historia. Pero lo destacable es su fe en Dios y valentía a toda prueba, ya que le han permitido enfrentar de pie esta etapa tan complicada para toda la familia.

Nada de lamentaciones y amarguras que desangran al combatiente. Lo suyo es el buen ánimo, la paciencia y el vigor en todos los sentidos para ir superando cada etapa de su tratamiento: quimioterapias y radioterapias, efectuadas en Mérida.

A nombre suyo agradezco todo el invaluable apoyo del delegado del ISSSTE, Carlos Hernández Blanco, quien recientemente abrió una compuerta prácticamente inexpugnable y que había sido causa de desvelos para nosotros.

Muchas voluntades se han alineado para mantener en el campo de batalla a Elvira, quien este cinco de septiembre cumple años y está con nosotros para disfrutar tan glorioso acontecimiento, gracias a Dios. Porque el suyo es un renacimiento.

Amo tanto a mi mujer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios