18 de Enero de 2018

Opinión

El desgaste de la tropa

El secretario de la Defensa Nacional reclama más efectivos militares y un marco legal para regular sus funciones en la lucha contra el crimen organizado.

Compartir en Facebook El desgaste de la tropaCompartir en Twiiter El desgaste de la tropa

El general Salvador Cienfuegos admitió que las fuerzas armadas sufren un desgaste debido a la prolongada lucha anticrimen que llevan a cabo desde hace una década, porque operan, en todo momento, en la sierra y en las ciudades, sin descuidar otras actividades como la seguridad a sitios estratégicos de la nación, partidas, destacamentos, y un largo etcétera, para preservar la soberanía nacional y salvaguardar la paz interior.

Ante esa multiplicad de tareas de los militares, el Secretario de la Defensa demandó el incremento de efectivos y un marco legal (que el Congreso ha regateado) en ejercicio de funciones de seguridad pública, para evitar ser llevados a juicio ante tribunales nacionales o internacionales por presuntas violaciones a derechos humanos, como ha ocurrido en otras naciones. Además, varias voces se han sumado  

El justo reclamo, que en mi opinión fue al Comandante Supremo (léase Presidente) se debe a que el Ejército y la Marina han incrementado su presencia en varias entidades y asumido el mando de corporaciones policiales incapaces de cumplir con su misión; el caso más reciente es Veracruz, donde la Marina suma varios municipios bajo su responsabilidad. 
¿Cómo no acusar fatiga con tanta actividad? 

Las tropas que participan en la lucha contra el crimen, además de abandonar a sus familias durante varios días o meses, viven en constante tensión, lo que se agrega a la fatiga física y psicológica. Solo hay que imaginar cómo regresa (si es que regresa) un soldado después de participar en operativos donde ha visto la muerte cara a cara y, en ocasiones, el repudio de la población.

Si bien Cienfuegos matizó sus declaraciones al señalar que el Ejército está funcionando, el ánimo de las tropas está bien y que el desgaste no afecta sus labores ni su compromiso. Aseguró que “el Ejército está vigoroso, entregado y dispuesto, y ateniendo a la sociedad“.  Es justo, entonces, que el Presidente y los legisladores atiendan el reclamo y que la sociedad valore el esfuerzo cotidiano de nuestras fuerzas armadas.

Anexo "1"

Fusil mexicano y barcos mexicanos

Esta semana que concluye, al celebrar un siglo de la creación de la Industria Militar, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que en 2018 el Ejército portará fusiles FX-05 de fabricación mexicana. Asimismo, desde hace algunos años se inició el diseño de vehículos blindados, todoterreno, para apoyar a la población civil en zonas de difícil acceso.

Recordamos que a finales de los años 70, la Armada de México inició la construcción de buques patrulla tipo Azteca en el Astillero de Salina Cruz, Oaxaca. Eran réplicas de las unidades adquiridas en Gasglow, Escocia, en 1976. Los conocimos en el dique flotante. Al principio tenían sus detalles, pero con el tiempo se fueron optimizando. Hoy, la Marina mexicana fabrica no solo sus propios buques de guerra, sino también algunos para Pemex. 

Esto habla de la capacidad del Ejército y la Marina, en otras tareas que, parodiando al spot del IV Informe, son cosas buenas que casi no se cuentan, pero cuentan mucho. 

Anexo "2"

La paz que se fue de Veracruz

Sobe la inseguridad que se vive en Veracruz, un compañero Teniente de Navío retirado de la Armada me comenta lo siguiente: 

La inseguridad llegó a nuestro estado con el inicio de la administración de Fidel Herrera. Podríamos decir que era una inseguridad  controlada, ya que era por el control de las plazas entre los mismos grupos criminales, sin que afectara en forma directa al ciudadano común. Digo esto, ya que en mi opinión muchos de los desaparecidos en esas fechas fueron jóvenes que de una u otra forma se habían relacionado con estas personas. Actualmente, la inseguridad ha rebasado al gobierno, sea federal o estatal, no hay un control sobre estos grupos, se comenta que las cabezas del gobierno estatal lo perdieron. 

Considero que, desgraciadamente, en Veracruz al personal naval lo mandaron a una batalla en la que los mandos no tuvieron y ni han tenido un control sobre las fuerzas del orden estatal. La idea es que en esta nueva etapa que se emprende para lograr que haya seguridad en Veracruz a través de un mando que recaiga en la Armada, quien lo asuma (así lo consideran la gran mayoría con los que platico) deberá ejercer, sin contemplaciones, vigilancia y control sobre los mandos de la policía estatal, que es donde está el cáncer. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios