20 de Agosto de 2018

Opinión

Desinformación

Los maestros disidentes necesitaban muertos para ganar adeptos –nadie quiere un México violento– y lograron lo que no se les concedió con marchas y plantones.

Compartir en Facebook DesinformaciónCompartir en Twiiter Desinformación

Cuando la cifra de muertos danzaba de seis a diez, durante los enfrentamientos en Oaxaca el pasado fin de semana entre integrantes y seguidores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y las policías municipal, estatal y federal, usuarios de las redes sociales, sobre todo en Twitter, comenzaron a reportear el conflicto.

Se difundieron fotos impactantes de helicópteros sobrevolando el teatro de la guerra mientras policías armados disparaban a los manifestantes que, entre barricadas ardiendo, trasladaban a muertos y heridos. Parecía, como “cabeceó” un medio nacional, una batalla en Irak.

Las imágenes de uniformados armados fueron calificadas de falsas por la Policía Federal. Solo que el equipo de comunicación de Enrique Galindo, el comisionado de la PF, olvidó un detalle: las fotos eran de reporteros gráficos de las agencias The Associated Press y Xinhua, es decir, verídicas, como después admitiría la corporación policíaca.

Más allá de responsabilidades (Aurelio Nuño Mayer, titular de la SEP, no debe estar durmiendo tranquilo), el desborde del conflicto se veía venir, pero se endureció el discurso del gobierno y la sangre llegó al río…

Los maestros disidentes necesitaban muertos para ganar adeptos –nadie quiere un México violento– y lograron lo que no se les concedió con marchas y plantones: sentar al gobierno a negociar. En esas están y la CNTE lleva ventaja, pues después del enfrentamiento llegan en su papel de víctimas.

Con tantos frentes conflictivos: inseguridad, combate a los cárteles, secuestros, violaciones a derechos humanos, etc., las autoridades deberían revisar sus protocolos de comunicación para dar a conocer al público sus acciones y así evitar situaciones como la de las fotos “falsas”, o especular sobre número de muertos y heridos (siempre tienden a minimizar), pues se corre el riesgo de que les enmienden la plana y pierdan credibilidad.

Anexo “1”

Adiós al Zacatecas

Creada como Colonia Penal en 1905, Islas Marías consta de tres islas principales: María Cleofas, María Madre y María Magdalena. Durante muchos años, la comunicación desde Mazatlán la realizó un buque de la Armada, el Transporte "Zacatecas", conocido entre la marinería como "El zapatito", por su peculiar forma.

Se hacía a la mar los miércoles por la noche de Mazatlán llevando víveres, materiales, familiares y, en ocasiones, nuevos habitantes para el penal. Atracaba en Puerto Balleto (María Madre) al día siguiente por la mañana y zarpaba de nuevo por la noche para atracar en Mazatlán al amanecer del viernes.

En la década de los años 70, las familias (niños incluidos) convivían con ladrones, narcotraficantes y asesinos, pero había tranquilidad. Ahora, Islas Marías es un penal federal de alta seguridad... y muchas cosas han cambiado.

Desde el pasado mes de mayo, el buque logístico "Isla María Madre" BAL-11, construido totalmente en México, realiza la comunicación. Cuenta con 17 elementos de tripulación y entre sus principales características destacan su eslora (largo) de 53.25 metros; su velocidad máxima de 22 nudos (millas por hora).

La botadura del nuevo buque confirma la reactivación de la construcción naval en México, particularmente en los astilleros de la Secretaría de Marina, y a pesar de los recortes presupuestales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios