21 de Noviembre de 2018

Opinión

Día de urgencias

Señor gobernador: dese una escapadita, pero sólo usted, y comprobará que el dolor y la angustia van aparejados de las necesidades materiales de una bondadosa institución.

Compartir en Facebook Día de urgenciasCompartir en Twiiter Día de urgencias

Rostros distorsionados por el dolor, gritos que conducen a la desesperación, gestos -en ocasiones- de resignación, penetrante olor a sangre y personal que, entre risas y seriedad, ejecuta su trabajo. 

Cientos de personas aguardan informes sobre sus familiares; algunos entrarán y no saldrán vivos. Así es la vida, pero la mascarada de la existencia también tiene tintes gachos, de tragicomedia.

Al menos, por la noche y la madrugada, el escenario de la “zona de guerra” de Urgencias, en el Hospital O’Horán, el ya legendario nosocomio público de Mérida que se mantiene de subsidios de los gobiernos estatales, es deprimente. 

No se trata del dolor humano por los accidentes, los enfermos que carecen de plata para ir a los sanatorios particulares, cuyas consultas suelen fluctuar en varios miles de pesos, o los ingresados, precisamente, de urgencia. No. El asunto se llama atención y equipamiento en un sitio que no puede darse el lujo de fallar en la salud de los más jodidos.

El azar del destino llevó al escribidor de esta columna a ingresar a un compañero en el O’Horán, porque, de golpe y porrazo, empezó a sangrar de la nariz. Su presión arterial estaba como olla de tamales y ello provocó que estallaran los vasos sanguíneos de la nariz. Obviamente, el “mole” brotó como nunca y no paraba.

Después de que paramédicos de la Cruz Roja le dieron los primeros auxilios al compa Agustín y lo trasladaron a la zona de Urgencias del O’Horán, los médicos y enfermeras le dieron duro y tupido a la “apañada” de sangre, aunque la muy condenada parecía querer salirse completa de la no muy pequeña humanidad del paciente.

La labor de los “doitores”, bastante profesional y con el material disponible en ese momento, logró contener el chubasco de líquido rojo del enfermito, pero él es tan sólo una realidad de decenas reunidas en pequeños cuartos donde el tránsito humano es más que increíble.

PRIMERA CAIDA.- Las carencias son incalculables y las angustias, más. Aunque hace algunas semanas, el titular de los Servicios de Salud del Estado de Yucatán, Jorge Mendoza Mézquita, anunció que para habilitar mejor las funciones del Hospital O’Horán, otras clínicas y demás consultorios del sector salud oficial se harían cargo de consultas médicas, para dejar al primero casi exclusivamente para urgencias.

SEGUNDA CAIDA.- Y viene una propuesta que esperemos no saque ronchas a nadie de las altas esferas del poder estatal, ya que de vez en cuando la piel se les pone muy sensible. Nada fuera de la lógica, pero qué tal si el mandatario Rolando Zapata Bello decidiera visitar, en horas de la noche o madrugada, los servicios de urgencias del Hospital O’Horán, pero sin que fuera una visita guiada por sus colaboradores o personeros.

TERCERA CAIDA.- Señor gobernador: dese una escapadita, pero sólo usted, y comprobará que el dolor y la angustia van aparejados de las necesidades materiales de una bondadosa institución.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios