22 de Septiembre de 2018

Opinión

Dos diablitos andan sueltos en Chetumal

Por caminos diferentes, dos ex alcaldes chetumaleños se apuntaron para participar en la fiesta grande del proceso federal en marcha...

Compartir en Facebook Dos diablitos andan sueltos en ChetumalCompartir en Twiiter Dos diablitos andan sueltos en Chetumal

Por caminos diferentes, dos ex alcaldes chetumaleños se apuntaron para participar en la fiesta grande del proceso federal en marcha, generando repentinas interrogantes en cuanto a sus motivaciones y alcances, más allá del capital político que juren poseer. Cora Amalia Castilla Madrid y Andrés Ruiz Morcillo tendrán que ahuyentar a sus demonios y mostrar sus cartas abiertas para saber hasta qué punto juegan en serio, ya que esta batalla no es cosa de broma.

Cora Amalia ya intentó ser candidata a la diputación federal en el proceso de 2009, en la recta final del gobierno de Félix González Canto. En esa ocasión intentó conquistar la candidatura recurriendo a encuestas que le daban una clara ventaja sobre el resto de los pretendientes. Y hasta festejó su cumpleaños con un baño de pueblo que no volvió a repetir.

El desenlace fue adverso para Corita, ya que el gobernador lanzó como candidata a Rosario Ortiz Yeladaqui, cuya silla en la Secretaría de Gobierno fue ocupada a regañadientes por Cora Amalia, desalojada de la Secretaría de Educación.

La ex alcaldesa capitalina es una gran mujer. Me consta que a su paso por la presidencia municipal (2005-2008) le echó todos los kilos e incluso organizó un Festival al estilo Chetumal que fue debut y despedida, pese a las bondades de esa propuesta cultural.

La recuerdo como una mujer dominada por el pánico en 1989, cuando compareció como Contralora de Gobierno ante los diputados locales, a puertas abiertas en el recinto legislativo. Los diputados de oposición de aquellos tiempos eran realmente de oposición, no como los actuales de bolsillo.

Miguel Martínez Martínez (PAN), Ricardo Arias Flores (PRD) y Luis Armando Gómez Sosa se lanzaron a la ofensiva, castigando sin misericordia a la tenista que tuvo esa noche una de las pruebas más complicadas en su carrera política.

Cora Amalia es una mujer inteligente y con trayectoria política que se ha lanzado de nuevo con determinación a esta batalla. Dudo mucho que vaya como comparsa, ya que ella es una mujer seria que analiza escenarios y conoce sus flancos débiles.

Andrés Ruiz Morcillo es un hombre con instinto político y preparación profesional. En corto cae bien, como cayó muy bien en la dirección general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA), donde los hermanos del gobernador Joaquín Hendricks Díaz también hicieron de las suyas, coleccionando contratos para obras que fueron acumulados por la empresa ROMA S.A de C.V.

Morcillo saltó a la alcaldía capitalina, relevando precisamente a Cora Amalia Castilla Madrid. Un escándalo extramarital salpicó su gestión, pero lo de fondo es la acumulación de deuda pública y los 130 millones que contrató cuando ya estaba a punto de abandonar la silla. Y las lámparas de Leds y un contrato insólito, ya que debemos suponer que cada lámpara tiene incrustaciones de diamantes.

Pero Morcillo tiene cosas a su favor, ya que puede ganar adeptos con su estilo bonachón y sonrisita cosecha voluntades. De hecho, ha desarrollado una discreta y no menos efectiva labor en zonas rurales, incluyendo a los municipios mayas de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos.

Y en estos tiempos le ha dado por festejar su cumpleaños, como acostumbran los políticos que se traen algo entre manos y quieren llevar agua –¿potable?– a su molinito.

Raymundo King y Mauricio Góngora en sus trincheras

En otras trincheras se ubican otros priistas que tienen encomiendas destacadas, comenzando por el dirigente estatal del PRI y diputado federal, Raymundo King de la Rosa, quien por segunda ocasión recibe esta encomienda. Ahora lo hace en una coyuntura más interesante para su partido.

Raymundo King puede conducir el galeón tricolor en estas circunstancias, con la mira colocada en una posición muy ajena a la alicaída alcaldía capitalina que ha perdido mucho gas y prestigio, sin posibilidades de responder a las exigencias más elementales.

Respaldado en los antecedentes históricos, Raymundo King está obligado a entregar cuentas de excelencia, reportando el triunfo de su partido en los tres distritos electorales, aunque en el tercero con cabecera en Cancún sea postulado un Verde.

Y tampoco hay que perder de vista al presidente municipal de Solidaridad, Mauricio Góngora Escalante, quien permanece en una posición de máxima exigencia política y social. En esa demarcación es la figura más fuerte, y este acopio de pertrechos puede darle mucha ventaja para lo que venga.

El alcalde de Solidaridad no ha perdido el piso, a diferencia de otros.

Un sensato arreglo en la UQROO

La tormenta tropical soltada en período de paz vacacional por la Rectora de la Universidad de Quintana Roo (UQROO), Elina Coral Castilla, se degradó en estos días y se da por hecho que los tres catedráticos despedidos serán reincorporados.

Obligada es la revisión de la plantilla de catedráticos, ya que algo huele mal en materia de expedientes y formación profesional de excelencia. Porque no basta con el título académico.

Esta crisis en aguas caribeñas debe ser aprovechada para refundar esta casa de estudios que se extravió en un laberinto de mediocridades e improvisaciones. Lo grave es que Elina Coral y los súbditos que la acompañan no están a la altura del desafío. 

Dolorosas pérdidas

El año inició lamentablemente con dolorosas pérdidas, comenzando por el deceso de Roberto Coral García, ex director del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social y dirigente estatal del PRI en dos ocasiones.

Roberto Coral fue un gran amigo y genial conversador. Me quedo con sus aportaciones como columnista fundador en el Novedades Chetumal, cuya sección he coordinado desde septiembre de 2012. Nuestra última conversación en la clínica del ISSSTE en Chetumal fue completa y la tengo grabada en el corazón. Un abrazo muy fuerte, Gallo. 

Doña Isabel Rendón –madre de mi amigo Margarito Molina Rendón– falleció a principios de año en el estado de Guerrero. Acompañado a la distancia a Margarito y su familia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios