19 de Enero de 2018

Opinión

Dos meses sin cobrar

Los docentes del sistema de Tele Bachillerato estatal presionan a la titular de la SEyC, para que resuelva el problema sin más excusas...

Compartir en Facebook Dos meses sin cobrarCompartir en Twiiter Dos meses sin cobrar

Cansados de trabajar sin cobrar desde hace dos meses y de ser tratados con la punta del pie por sus superiores, los docentes del sistema de Tele Bachillerato estatal presionan a la titular de la SEyC, Marisol Alamilla Betancourt, para que resuelva el problema sin más excusas, porque la situación ya es insostenible para sus sedientos bolsillos.

Y es que la doctora Marisol Alamilla y su intratable subsecretario de Educación Media y Superior, Rafael Romero Mayo, han estirado la liga hasta acabar con la paciencia de los 232 maestros de telebachilleres cuya labor es fundamental para la cobertura educativa en la entidad, pues cubren 79 planteles localizados en ese número de comunidades rurales.

El problema no es nuevo. De hecho los docentes, todos con grado mínimo de licenciatura, han soportado un sinnúmero de problemas en los últimos dos años, y creyeron que estos serían resueltos por los nuevos mandos de la SEyC, pero sus esperanzas acabaron en el drenaje porque sus nuevos jefes resultaron peores que sus antecesores.

Ante las justificadas quejas de los docentes que llevan cuatro quincenas sin cobrar, Rafael Romero Mayo con actitud de perdonavidas les dice que si no soportan las condiciones del empleo que renuncien, hostigando a los trabajadores como si ellos fueran los responsables del desastre administrativo que arrastra la dependencia.

Para el insensible funcionario educativo obsesionado con la rectoría de la Universidad de Quintana Roo (UQROO), los mil sacrificios que tienen que hacer los mentores para trasladarse hasta sus comunidades para atender a sus estudiantes y para cubrir las necesidades de sus familias son un asunto menor, porque en su miope mentalidad deberían estar agradecidos por tener “chamba”.

Hasta el momento los profesores no han realizado movilizaciones ni paros por temor a las amenazas de las autoridades, pero decidieron solicitar a Marisol Alamilla Betancourt una audiencia urgente para que resuelva el problema de una vez por todas, de lo contrario, podría estallar un nuevo conflicto.

Marisol se reunirá con los afectados mañana miércoles en una reunión clave en la que los docentes vienen con la mejor disposición para llegar a acuerdos, pero esperan recibir un trato digno y respetuoso de las autoridades, y sobre todo respuestas formales a sus problemas.

La funcionaria tiene la mecha de la bomba en las manos y mal haría en no apagarla a tiempo, porque la Secretaría de Educación es un nido de conflictos y un estallido en cualquier área puede provocar una reacción en cadena.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios