21 de Septiembre de 2018

Opinión

Dudo que se logre

Urge que el Centro Histórico vuelva a ser habitado y no sea sólo núcleo comercial, donde no se ve a nadie “tomando fresco” en la noche o que se mantienen deshabitadas por largos meses, pues sus dueños las usan para vacacionar.

Compartir en Facebook Dudo que se logreCompartir en Twiiter Dudo que se logre

Desde hace décadas se habla de la urgencia de que el Centro Histórico, una magnífica colección de arquitectura, historia y cultura, vuelva a ser habitado y no sea sólo núcleo comercial y asiento de la autoridad durante el día y, por las noches, tétrico escenario abandonado a sus fantasmas, con calles desiertas y lúgubres, excepción hecha de la Plaza Grande y un breve tramo de la 60.

Quienes con frecuencia pasamos por ejemplo en largo tramo de Reforma y la 66 desde Colón  hasta la 61, pero también por La Mejorada y la 56 hasta el entronque con la Pérez Ponce –por sólo mencionar algunos sectores- somos testigos del abandono en que se halla el centro de Mérida.

Otros tramos hay, en Santiago, La Ermita y porciones de Santa Ana, que ya son territorio extranjero y en ellos pueden verse casas y casonas restauradas con buen gusto y apego el trazo original, pero en las cuales no se ve a nadie “tomando fresco” en la noche o que se mantienen deshabitadas por largos meses, pues sus nuevos dueños las usan para vacacionar. 

A estos problemas –aunados al abandono desidioso de mansiones que serían la envidia de otras urbes- tendría que enfrentarse la propuesta de Olga Orive Bellinger, de Icomos, para lograr que esa zona vuelva a ser habitada –ahí sólo quedan románticos enamorados del pasado y algunos que no han podido emigrar por falta de medios para hacerlo-. Ojalá se pueda lograr. Yo lo dudo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios