15 de Julio de 2018

Opinión

Educar para conservar

El incremento incesante de la población impacta sobre el planeta y representa una carga ambiental considerable.

Compartir en Facebook Educar para conservar Compartir en Twiiter Educar para conservar

La percepción que tenemos del medio natural es parcial y no global, inmediata y no de largo plazo. Durante mucho tiempo se creyó que era infinita la disponibilidad de recursos naturales al alcance del hombre, e infinita también la capacidad de la naturaleza para reciclar los desechos de la actividad humana.  

Esa creencia es errónea, las consecuencias ambientales de la actuación humana en el planeta son ya claramente perceptibles y es urgente corregir esa visión egocéntrica y modificar las actitudes destructivas, para recuperar lo antes posible una interacción armónica con el medio ambiente y asegurar para las generaciones venideras un mundo hospitalario o al menos no totalmente hostil.

En nuestros días, la humanidad se encuentra inmersa en una compleja crisis ambiental, con múltiples manifestaciones de deterioro y agotamiento, producto de una interacción del hombre con su medio regida por una visión antropocéntrica y predatoria, que lo lleva a explotar su entorno natural sin tomar en cuenta que él también depende de los complejos procesos naturales para sobrevivir.

La acción formadora de Educación Ambiental muestra el camino para corregir el desvío de nuestra civilización, que destruye la naturaleza pero posee los conocimientos de una correcta gestión ambiental. Si se dejan de lado mezquinos intereses y se atiende a los verdaderos intereses humanos, se podrían aplicar los conocimientos científicos y tecnológicos y los principios éticos que decimos sostener para comprender y realizar las complejas interacciones del hombre con su medio, bajo el signo positivo de esa correcta gestión ambiental, que no es explotación insensata ni ecologismo paralizante, sino el justo medio del desarrollo sostenible.

El incremento incesante de la población impacta sobre el planeta y representa una carga ambiental considerable. A largo plazo, si continúa indefinidamente la expansión poblacional, la situación puede tornarse insostenible. Pero en la actualidad hay dos factores que pesan más: las tecnologías desarrolladas por las sociedades opulentas, que son responsables de buena parte de la contaminación y el deterioro ambiental, y la extrema pobreza en que viven grandes masas de la población, que las priva de los medios y los conocimientos para obtener recursos del medio ambiente natural sin destruir sus posibilidades de recuperación.

El desarrollo económico mundial ha sido enorme pero muy desigual, y ello está provocando graves problemas sociales y políticos y también ambientales.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios