15 de Octubre de 2018

Opinión

El efecto Trump y la Península de Yucatán

En la Península de Yucatán tanto empresarios como políticos deben defender los negocios locales no sólo con compras sino con un análisis sobre las inversiones.

Compartir en Facebook El efecto Trump y la Península de YucatánCompartir en Twiiter El efecto Trump y la Península de Yucatán

No cabe duda que el efecto Trump afecta a la economía mundial; los inversionistas están vendiendo acciones y manteniendo el efectivo, esperando qué va a pasar con la elección en Estados Unidos. De México están saliendo capitales y peor aún los recortes dan menos liquidez a la economía, pero nuestro país se divide en dos zonas económicas: el norte desarrollado y el sur subdesarrollado.

En las estadísticas nacionales vemos en el sur salarios más bajos que la media y en el norte más altos, en el sur buenos índices de empleo pero una clase media chica y mucha pobreza.Las causas son las actividades económicas rurales, servicios financieros pobres, falta de bancos locales y de una intervención de los gobiernos municipales y estatales en productos de apoyo a personas físicas con minipréstamos y con grandes proyectos de construcción de obra pública.

No todas las ciudades son iguales; por ejemplo en Mérida los comercios especializados salieron para competir con las grandes cadenas y las empresas locales de electrodomésticos están asociándose con bancos pequeños para dar meses sin intereses y competir con las de carísimos abonos chiquitos. En otras ciudades no ha habido esfuerzos ni del gobierno, ni de sus legisladores, ni de los propios empresarios, para enfrentarse a la competencia y están viendo cómo lentamente los negocios locales van a la quiebra.

Trump se queja de que los empleos se pierden en EU por el Tratado de Libre Comercio y desgraciadamente los números del déficit están apoyándolo, pero en México le va bien a las empresas exportadoras y bancos, aunque a las clases medias y productores agropecuarios no. El tema es que el discurso  de la economía local está en la campaña; impuestos arancelarios y otras herramientas que un gobierno tiene para defender la economía local vendrán con o sin Trump. 

En la Península de Yucatán tanto empresarios como políticos deben defender los negocios locales no sólo con compras sino con un análisis serio sobre el costo-beneficio social de cada una de las inversiones. 

Necesitamos la inversión extranjera sí, pero con productos e insumos y sobre todo condiciones económicas justas para todo el mercado. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios