19 de Septiembre de 2018

Opinión

El agua bajo nuestros pies (2)

La mayor reserva de agua dulce que existe en el subsuelo de nuestro planeta está en la Península de Yucatán.

Compartir en Facebook El agua bajo nuestros pies (2)Compartir en Twiiter El agua bajo nuestros pies (2)

La semana pasada hablamos de la importancia del enorme acuífero peninsular que reposa y se mueve bajo nuestros pies; es tal vez la mayor reserva de agua dulce que existe en el subsuelo de nuestro planeta y, por lo tanto, merece ser tratada con conocimiento y una adecuada normativa.

El Atlas de Riesgos de Peligros Naturales del Municipio de Mérida señala que la unidad estructural rocosa del subsuelo de la región se mantiene más o menos constante hasta aproximadamente 5 metros de profundidad, cambiando a partir de este nivel a roca arenisca de baja densidad que se constituye en una vertiente porosa por la que corren infinidad de cursos de agua dulce que permanentemente la van erosionando formando cavernas y grutas subterráneas, algunas de las cuales alcanzan el nivel del terreno natural; esto quiere decir que debajo de los 5 m de profundidad la posibilidad de presencia de agua es alta; además, la elevación de nuestro acuífero está influenciada por dos factores permanentemente cambiantes, que son el nivel del mar y la presión atmosférica.

En cuanto al segundo factor, cuando estuve a cargo de la gestión ambiental del Proyecto CALICA, unos kilómetros al sur de Playa del Carmen, teníamos una red de monitoreo del agua subterránea, cuyo nivel estaba entre los 4.5 y 5 metros de profundidad; sin embargo, cuando el ojo del huracán Gilberto atravesó la región, debido a la reducción de la presión atmosférica el agua llegó a estar únicamente a medio metro de profundidad y así se mantuvo varios días, condición que sin duda podría ocurrir en Mérida, por lo que las obras que requieren elementos por debajo del nivel del terreno natural (pasos a desnivel, estacionamientos, etc.), demandan un profundo análisis antes de decidir su construcción.

Como decía el Dr. Ross, el agua no es tonta y siempre se moverá hacia donde le sea más fácil, y si le facilitamos su movimiento con excavaciones y obras subterráneas que no prevean su presencia, sin duda ocupará los espacios que le ofrezcamos; por lo tanto, reitero que es vital tener una normativa adecuada a nuestras características, tanto en materia de instalaciones domésticas, como de infraestructura pública y de sistemas de tratamiento y disposición final.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios