17 de Enero de 2018

Opinión

El ajedrez en Playa

El ajedrez es considerado como un deporte por su carácter de competencia. Fue, originalmente, inventado...

Compartir en Facebook El ajedrez en PlayaCompartir en Twiiter El ajedrez en Playa

El ajedrez es considerado como un deporte por su carácter de competencia. Fue, originalmente, inventado para personas. A raíz del invento de las computadoras, el ajedrez puede jugarse entre una persona y un programa. En lo personal, promuevo el juego persona a persona por la socialización que ello conlleva.

Desde el mes de febrero de este año, el movimiento Ciudadanos por la Cultura agregó a sus actividades mensuales el taller de ajedrez donde, además, también hay música en vivo para menores, cine y juegos para crear conciencia ambiental, y de vez en cuando, alguna obra de teatro. El ajedrez ha sido un éxito tal entre la niñez solidarense, que los talleres han tenido que extenderse a todos los domingos. Originalmente sólo había taller de ajedrez el primer domingo de cada mes en un parque diferente. Ahora, los domingos previos a la presentación cultural, se acude a determinado parque público para impartir talleres de este grandioso juego.

El ajedrez goza de muy buena reputación entre los menores, aunque para muchos es un deporte inaccesible por la falta de espacios para practicarlo y donde reciban instrucción al mismo tiempo. Pero sin lugar a dudas, este juego atrapa la atención del menor.

La gente suele asociar el ajedrez con la inteligencia, con la razón; en general, con las cosas buenas. Preguntando una opinión a los niños que asisten constantemente a nuestros talleres sobre este juego, la mayoría coincide en una frase: “El ajedrez es para personas inteligentes”. Sin embargo, pocos conocen los beneficios concretos cuando es llevado a la práctica. Además de divertido y saludable, el ajedrez es una herramienta eficaz que ayuda a la formación de un niño. El solo hecho de que una actividad obligue a ejercitar la mente es ya positivo; y ésta es una de las funciones del ajedrez.

La práctica de este juego mejora la capacidad de concentración; se aprende a planificar, pues en una sola partida se debe idear distintos planes; se desarrolla el pensamiento abstracto, aquel que nos permite analizar una realidad creada en nuestras mentes y en la cual podemos realizar los cambios deseados; se mejora la precisión a la hora de realizar tareas específicas; hay mejora en el nivel de atención; se desarrolla el pensamiento lógico, aquel que se aplica en las matemáticas; se aumenta la capacidad de cálculo; ayuda a la toma de decisiones. Existen, además, ciertos valores transmitidos como el respeto al contrincante al aceptar el resultado de una partida. La mente se mantiene ágil con la práctica y sobre todo, los niños aprenden a socializar con sus compañeros. 

Gratos han sido los momentos vividos durante estos casi seis meses de taller dominical con los menores.

En general, muchos son los beneficios, y sobre los cuales hay investigaciones serias a las que se puede tener acceso a través del internet.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios