13 de Diciembre de 2017

Opinión

El año en frases

El año arrancó con el enjundioso Ernesto Cordero, quien se sentía heredero de las glorias del Púas Olivares

Compartir en Facebook El año en frasesCompartir en Twiiter El año en frases

El año arrancó con el enjundioso Ernesto Cordero, quien se sentía heredero de las glorias del Púas Olivares: “En el PAN necesitamos enfrentarlos (al PRI) con la verdad, así le hicimos con Moreira. Él parecía invencible, intocable; se sentían ya reyes y virreyes de este país”.

Otro panista ilustre que siempre busca sazonar las contiendas es Diego Fernández de Cevallos, quien calificó al candidato perredista como “víbora con el mismo veneno”, a lo que AMLO, el aludido, en su onda amorosa de inicio de campaña reviró: “él quedó un poco resentido, pero yo le extiendo mi mano franca, no odio a nadie”.

Entre la sociedad civil un poco alejada de polaca, el empresario Miguel Moisés Sacal Smeke sorprendió con el “no sabes con quién te metes pendejo, pinche gato”, dicho al valet parking que lo metería al bote. En un tono similar por melodramático, Kate del Castillo subió a su cuenta en Twitter todo un discurso del que recordamos “¿Sr. Chapo, no estaría padre que empezara a traficar con el bien?”. Qué padre.

Pero lo mejor del año se dio en las campañas, ahí donde AMLO dijo por vez primera que estaba “aflojado en terracería”, seguido del “este arroz ya se coció”, de Josefina Vázquez Mota. “Se le va a enfriar el arroz”, quiso patalear Santiago Creel, pero quien de verdad recurrió a la rudeza innecesaria con la candidata fue Juan Ignacio Zavala, quien la calificó como “una Padierna”. “Josefina es ambiciosa, vil y corta de miras”; se sumó Elba Esther Gordillo a esa masacre.

Cuando AMLO dijo off the record: “estoy muy cansado, si pierdo me voy a la Chingada”, Marcelo Ebrard le sugirió “no debe ir tan lejos, solo a casa”. En la desesperada, la Vázquez Mota pretendió levantar su campaña al rogar “vengo a pedirles que todos se vuelvan Josefinas y Josefinos”, mientras que en otro extremo del país, Felipe Calderón amagaba a los profesores: “Den clases o suelten plazas”.

La despedida más original fue la del ahora ex obispo de Ecatepec Onésimo Cepeda, quien amenazó: “me quitaron la diócesis y me dejaron como ejidatario sin parcela, pero sigo siendo ejidatario”.

Como dijo Fox, lo vamos a extrañar.

Twitter: @juansinatra

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios